El amor todo lo puede


Aunque la frase “el amor todo lo puede” no se encuentra literalmente en la Biblia, en la Palabra de Dios sí encontramos textos que hablan sobre el poder del amor. Uno de esos textos es el famoso pasaje de 1 Corintios 13. Según 1 Corintios 13:4-8 el amor sí puede:

  • esperar con paciencia (1 Corintios 13:4)
  • actuar con bondad (1 Corintios 13:4)
  • vivir sin envidia (1 Corintios 13:4)
  • liberarnos del orgullo (1 Corintios 13:4)
  • liberarnos de la rudeza y la aspereza (1 Corintios 13:5)
  • liberarnos del egoísmo (1 Corintios 13:5)
  • ayudarnos a no enojarnos con facilidad (1 Corintios 13:5)
  • liberarnos del rencor (1 Corintios 13:5)
  • ayudarnos a enfocarnos en la verdad y no en la maldad (1 Corintios 13:6)
  • ayudarnos a entender, disculpar y perdonar al ser amado (1 Corintios 13:7)
  • ayudarnos a creer y confiar (1 Corintios 13:7)
  • ayudarnos a esperar al tiempo preciso sin presionar (1 Corintios 13:7)
  • ayudarnos a soportar y perseverar en medio de las dificultades que nos presenta la vida (1 Corintios 13:7)
  • permanecer: el amor no termina, es eterno (1 Corintios 13:8).

El amor es paciente, es bondadoso. El amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso. No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor. El amor no se deleita en la maldad, sino que se regocija con la verdad. Todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. (1 Corintios 13:4-7)

El amor es paciente, es bondadoso. El amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso. No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor. El amor no se deleita en la maldad, sino que se regocija con la verdad. Todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.
(1 Corintios 13:4-7)

El amor jamás se extingue...
(1 Corintios 13:8a)

Una frase interesante de la Biblia es la que encontramos en 1 Juan 4:8 - «Dios es amor». Esto significa que la esencia de nuestro Dios es amor. Dios es también todopoderoso (Lucas 1:37; Apocalipsis 1:8). Por eso, el amor de Dios es el único que todo lo puede. Nuestro amor como seres humanos puede fallar. Pero el amor de Dios nunca falla.

Dios en su inmenso amor, hasta nos proveyó algo que puede parecer imposible humanamente hablando. Por medio de su Hijo Jesucristo obtenemos el perdón de nuestros pecados y la vida eterna. ¡Así de grande es su amor! Él desea que pasemos la eternidad junto a él y ha hecho todo lo posible para que así sea. Nos toca a nosotros elegir si aceptamos su regalo de amor.

Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna. (Juan 3:16)

Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna.
(Juan 3:16)

En Efesios 3:18, el apóstol Pablo ora para que los hermanos en Éfeso «puedan comprender, junto con todos los santos, cuán ancho y largo, alto y profundo es el amor de Cristo». ¿Qué significa eso?

Significa que muchas veces no logramos comprender la forma en la que Dios nos muestra su amor. ¡La grandeza de su amor sobrepasa nuestro conocimiento! (Efesios 3:19). Pero podemos estar seguros de que Dios siempre obra a nuestro favor. Esto no quiere decir que, por amor, Dios nos dejará hacer lo que nos plazca. ¡No! Pero por amor, Dios siempre nos guiará en su voluntad y de acuerdo con su propósito para nuestras vidas.

Confiemos en el único amor que todo lo puede: el amor de Dios.

Así manifestó Dios su amor entre nosotros: en que envió a su Hijo unigénito al mundo para que vivamos por medio de él. En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó y envió a su Hijo para que fuera ofrecido como sacrificio por el perdón de nuestros pecados.
(1 Juan 4:9-10)

Sobre todo, ámense los unos a los otros profundamente, porque el amor cubre multitud de pecados.
(1 Pedro 4:8)

El odio es motivo de disensiones, pero el amor cubre todas las faltas.
(Proverbios 10:12)

Artículos relacionados