5 cosas que te ayudarán a descubrir la voluntad de Dios para ti


Vivimos en un mundo un tanto confuso que nos ofrece una gran variedad de alternativas para cada problema o situación. Sin embargo, lo que realmente deseamos los hijos de Dios es hacer la voluntad de nuestro Señor y obedecerle en cada área de nuestra vida. ¿Cómo podemos saber cuál es la voluntad del Padre para nosotros en momentos específicos?

Hay 5 cosas que pueden ayudarte a entender cuál es la voluntad de Dios para tu vida en medio de cualquier circunstancia:

  1. Habla con Dios cada día
  2. Hazte el hábito de leer y estudiar la Biblia
  3. Permite que el Espíritu Santo te guíe
  4. Rechaza el pecado
  5. Busca la ayuda de hermanos maduros en el Señor

Enséñame a hacer tu voluntad, porque tú eres mi Dios. Que tu buen Espíritu me guíe por un terreno sin obstáculos. (Salmo 143:10)

Enséñame a hacer tu voluntad,
porque tú eres mi Dios.
Que tu buen Espíritu me guíe
por un terreno sin obstáculos.
(Salmo 143:10)

1. Habla con Dios cada día

¡Cultiva tu relación con Dios! Si tu deseo es conocer su voluntad debes pasar tiempo con él cada día. La mejor forma para conocer a Dios y entender su plan para ti es profundizando tu relación con él. Exprésale tu deseo de vivir dentro de sus propósitos. Pídele que te revele su deseo para ti en este momento de tu vida. Él anhela que vivas en obediencia así que puedes estar seguro de que él te ayudará.

Pero no solo hables con Dios: toma tiempo también para escuchar su dirección. ¿Recuerdas un versículo bíblico de repente? Léelo y pregúntale a Dios cómo ponerlo en práctica. ¿Te viene a la mente alguna persona? Llámala o envíale un mensaje. Puede que Dios te esté moviendo a bendecir a esa persona de alguna manera. O puede que esa persona te dé un consejo bíblico o te ofrezca una palabra de ánimo.

¿Mientras oras viene a tu mente una manera diferente o novedosa de hacer frente a un problema? Pídele a Dios valentía y fuerzas para actuar como él te indica. Si has escuchado su voz, él te ayudará a poner en práctica lo que sentiste en tu corazón mientras hablabas con él.

2. Hazte el hábito de leer y estudiar la Biblia

¿Quieres saber lo que Dios dice sobre un tema o sobre alguna situación? Estudia lo que la Biblia dice específicamente sobre eso o sobre situaciones similares. Dios dejó muchas instrucciones claras en su Palabra. Por eso es tan importante leerla y profundizar en ella para entender cómo Dios desea que actuemos en medio de cada situación.

¿Debes tomar una decisión financiera? La Biblia habla bastante sobre el dinero. Leyéndola aprenderás a obrar de una forma agradable a Dios al manejar tus posesiones. ¿Te cuesta relacionarte con alguien? ¿Te preguntas cómo debes tratar a los demás? Hay muchísimos consejos en la Biblia sobre cómo relacionarnos los unos con los otros.

Son muchos y variados los temas que encontramos en la Biblia. Dios se encargó de dejarnos directrices bastante claras para gran parte de los problemas de la vida. Pero para descubrirlas necesitas pasar tiempo en su Palabra.

Es fundamental que recuerdes que si algo va en contra de lo que dice la Palabra de Dios, no es la voluntad de Dios. No importa cuán bien te sientas o cuán fácil parezcan las cosas, si algo contradice la Biblia, no está dentro del plan de Dios para tu vida.

El tiempo que pases leyendo y estudiando la Biblia será un tiempo muy bien invertido. Leyendo la Palabra de Dios recibirás la guía que necesitas para tomar las decisiones correctas delante del Señor y hacer su voluntad.

3. Permite que el Espíritu Santo te guíe

¿Has aceptado a Cristo como tu Señor y Salvador? Entonces eres hijo de Dios y el Espíritu Santo mora en ti (lee 1 Corintios 6:19-20 y 2 Tesalonicenses 2:13). Mantente atento al Espíritu Santo durante tu tiempo de oración y también mientras realizas tus tareas diarias. Si has pedido la dirección de Dios para tu vida, él hablará a tu corazón y te mostrará lo que debes hacer.

Aprende a discernir la voz de Dios y su mover en tu corazón. El Espíritu Santo se entristece cuando escogemos desobedecer a Dios. ¡Reconoce su susurro, la forma en la que te avisa para que no hagas algo que va en contra de lo que Dios quiere para ti!

En una ocasión, Jesús le explicó a sus discípulos la importancia de la venida del Espíritu Santo. Él les resumió su labor de esta forma:

Y, cuando él venga, convencerá al mundo de su error en cuanto al pecado, a la justicia y al juicio.
(Juan 16:8)

Pero, cuando venga el Espíritu de la verdad, él los guiará a toda la verdad.
(Juan 16:13)

Así que una de las tareas del Espíritu Santo es esa: convencernos o incitarnos a corregir nuestro camino cuando pecamos y nos apartamos del plan de Dios para nuestra vida. Él nos guía hacia lo que es verdadero y justo para que caminemos conforme a la ley de Dios. ¡Presta atención al Espíritu Santo!

4. Rechaza el pecado

Decide en tu corazón obedecer a Dios y decirle no al pecado. En Cristo ya eres una nueva criatura (lee 2 Corintios 5:17), pero debes elegir rechazar el pecado y andar en obediencia a Dios cada día.

Al alimentar tu relación con Dios en oración, leyendo la Palabra y atendiendo la guía del Espíritu Santo, te mantendrás equipado para reconocer las trampas del diablo. Tu fe estará más firme y con fuerzas para rechazar el pecado y perseverar en el Señor.

Esto no quiere decir que no tendrás luchas. Las tentaciones no desaparecerán. Esa es la razón por la que debes prepararte y mantenerte alerta para reconocerlas y enfrentarlas. Pero no temas, Dios te capacitó para vencer cuando derramó su gracia sobre ti y te concedió la salvación. Mantente alerta y rechaza todo lo que te aleja de la voluntad de Dios.

En verdad, Dios ha manifestado a toda la humanidad su gracia, la cual trae salvación y nos enseña a rechazar la impiedad y las pasiones mundanas. Así podremos vivir en este mundo con justicia, piedad y dominio propio, mientras aguardamos la bendita esperanza, es decir, la gloriosa venida de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo.
(Tito 2:11-13)

5. Busca la ayuda de hermanos maduros en el Señor

Hay ocasiones en las que nos sentimos confundidos y nos resulta difícil tomar la decisión correcta. Acude a tu familia en Cristo, habla con hermanos maduros en el Señor, sabios y llenos del Espíritu Santo. Escucha los consejos bíblicos de aquellos que aman a Dios y dan ejemplo viviendo dentro de su voluntad.

También puedes pedirles que te acompañen en tus tiempos de oración y ayuno para buscar juntos la dirección del Señor. Hay hermanos con el don del discernimiento que te ayudarán a distinguir lo que viene de Dios y lo que no. Sus oraciones y consejos te ayudarán a tomar las decisiones correctas conforme a lo que el Señor dice en su Palabra.

Me agrada, Dios mío, hacer tu voluntad;
tu ley la llevo dentro de mí.
(Salmo 40:8)

Otros artículos que podrían ser de interés: