Devocional diario

Un devocional diario para fortalecer tu relación con Dios.

Devocional de Hoy

¿Y ustedes?, ¿quién dicen que soy yo?

Y ustedes, ¿quién dicen que soy yo?
Tú eres el Cristo —afirmó Pedro.
(Marcos 8:29)

Jesús había preguntado anteriormente lo que los demás decían sobre él. Los discípulos fueron rápidos en responder: "Unos dicen que Juan el Bautista, otros que Elías, y otros que uno de los profetas". A veces es muy fácil hablar lo que otros dicen, pero es más difícil decir lo que nosotros pensamos de verdad. Cuando Jesús hizo la misma pregunta a los discípulos apenas Pedro, inspirado por el Espíritu Santo, respondió: "Tú eres el Cristo".

¿Qué hablamos sobre Jesús? ¿Qué decimos sobre Cristo con nuestros hechos? Cuando confesamos verdaderamente que Jesucristo es el Señor, Dios se revela en nosotros. Es muy importante que nuestros hechos confirmen lo que sale por nuestra boca. Cuando nuestra actitud apunta hacia Dios es como si estuviéramos gritando alto y claro que Jesús es el Cristo, que transforma vidas y que comenzó su obra en nosotros.

¡Jesús es el Cristo!

  • Lee un Evangelio del Nuevo Testamento (Mateo, Marcos, Lucas o Juan). Lee sobre lo que Jesús hizo, sus milagros, su sacrificio y su victoria sobre la muerte.
  • ¡Examínate! Si recuerdas que has hecho algo que no agradó a Dios, pídele perdón. Él es poderoso y benévolo para perdonar.
  • ¡Ora! Dile a Jesús quién es él en tu vida.

Para orar:

¡Señor Jesús! Tú eres el salvador de mi vida y el consumador de mi fe. Perdóname por los momentos en que tuve actitudes que no apuntaban hacia ti. Quiero obedecer tu palabra, andar en tus caminos y ser un instrumento en tus manos. ¡Tú eres el Cristo! Amén.

Devocional de Ayer

Duerme en paz

En paz me acuesto y me duermo, porque solo tú, Señor, me haces vivir confiado.
- Salmo 4:8

David pasó por una gran cantidad de momentos difíciles en su vida. Tuvo que enfrentar fieras, al gigante Goliat, ejércitos, al rey Saúl, y hasta llegó a ser perseguido por su propio hijo, Absalón.

Y nosotros, ¿cuáles son las actitudes que revelamos normalmente cuando atravesamos por fases difíciles? ¿Perdemos el sueño? ¿Nos desanimamos y nos frustramos? ¿Nos desesperamos?

David revela en este salmo una actitud completamente diferente. Delante de grandes dificultades, frente a problemas graves o enemigos amenazadores, él descansaba en Dios. El corazón de David se desbordaba de paz y seguridad porque confiaba plenamente en el Señor que tiene el control de todas las cosas. Así es como él conseguía dormir en paz y tranquilidad.

¿Cómo lograr dormir en paz hoy?

  • Ora y entrégale al Señor tus preocupaciones, tus problemas y dificultades.
  • Cree que solo Dios puede garantizarte una vida segura.
  • Lee la Biblia y descubre la protección permanente de Dios sobre sus hijos.
  • Ten fe y la confianza de que Jesús cuida de ti.

Para orar:

Señor, muchas gracias por tu cuidado y protección en este día. Confío que estoy seguro contigo porque tú eres más grande que todas las amenazas y problemas que surgen. Ayúdame a descansar y a reposar en paz, creyendo que cuidas de mí todo el tiempo. Amén.

Devocional de Anteayer

Vive en paz con todos

No paguen a nadie mal por mal. Procuren hacer lo bueno delante de todos. Si es posible, y en cuanto dependa de ustedes, vivan en paz con todos.
(Romanos 12:17-18)

¿Alguna vez te han tratado mal sin que hayas hecho nada para merecerlo? Es una situación complicada, pero somos probados a diario por situaciones estresantes y desagradables que ponen a prueba nuestra paciencia y nuestro dominio propio. Esto puede ocurrir en el trabajo, en la escuela, en casa, en el vecindario y hasta en la iglesia. Nos ofenden cuando menos lo esperamos sin haber hecho nada.

¿Qué nos aconseja Dios con relación a esto? ¿Cuál es la manera correcta de lidiar cuando nos causan daño? Encontramos diversos pasajes bíblicos que dan respuesta a estas preguntas. Puedes mirar, por ejemplo, los siguientes:

  • Romanos 12:21 - «No te dejes vencer por el mal; al contrario, vence el mal con el bien
  • 1 Tesalonicenses 5:15 - «Asegúrense de que nadie pague mal por mal; más bien, esfuércense siempre por hacer el bien, no solo entre ustedes, sino a todos.»
  • Mateo 5:38-39 -«Ustedes han oído que se dijo: “Ojo por ojo y diente por diente”. Pero yo les digo: No resistan al que les haga mal. Si alguien te da una bofetada en la mejilla derecha, vuélvele también la otra.»
  • Mateo 5:44 - «Pero yo les digo: Amen a sus enemigos y oren por quienes los persiguen...»

Mantente alerta para que no reacciones mal a los ataques que te lleguen. Recuerda que nuestra lucha no es contra las personas.Tenemos un enemigo común que intenta perjudicarnos en todo momento. ¡Perdona, mira para otro lado y sigue en paz con todos!

Para orar:

Señor Dios, ayúdame a no devolver el mal que otros me hagan. Padre, enséñame a tener un corazón compasivo y perdonador como el tuyo. Perdóname cuando reacciono mal frente a los que me atacan y ofenden sin sentido. Ayúdame a obedecer tu Palabra amando y hasta orando por los que me persiguen. Dame serenidad y sabiduría para vivir en paz con todos a mi alrededor. En el nombre de Jesús, amén.

Qué es el Devocional diario

El Devocional diario es un momento especial del día que dedicas para tener un tiempo precioso de comunión con Dios. Es muy sencillo establecer una rutina emocionante de descubrimiento y crecimiento espiritual. Lo lograrás al separar un momento cada día para acercarte al Señor. Durante el Devocional leerás un versículo de la Biblia con una meditación sobre el texto. Luego, meditarás sobre las enseñanzas y cómo aplicarlas en tu vida. Al final, podrás orar.

Cómo hacer tu Devocional diario

Aquí tienes unos consejos para que aproveches al máximo la lectura del mensaje bíblico durante el Devocional diario:

  1. Aparta un momento y escoge un lugar específico: tu momento devocional será más provechoso si dejas de lado el ajetreo e inviertes en un tiempo placentero a solas con Dios.
  2. Lee el versículo o el pasaje bíblico con atención: desarrolla un estilo de vida comprometido con la Palabra de Dios todos los días y evita las distracciones.
  3. Lee la meditación diaria: reflexiona e intenta comprender el propósito de Dios para tu vida a través de los comentarios.
  4. Aplicación práctica: anota tus descubrimientos y no olvides poner en práctica todo lo que has aprendido por medio de la Biblia.
  5. Comparte lo que aprendiste: intenta compartir con otras personas a través de tus conversaciones e interacciones diarias lo que Dios te enseña en tus momentos de devocional diario.

¡No olvides la importancia de vivir una vida totalmente comprometida con la Palabra de Dios!