Devocional diario

Un devocional diario para fortalecer tu relación con Dios.

Devocional de Hoy

Cuenta las estrellas

Luego el Señor lo llevó afuera y le dijo: —Mira hacia el cielo y cuenta las estrellas, a ver si puedes. ¡Así de numerosa será tu descendencia!
Abram creyó al Señor, y el Señor se lo reconoció como justicia.
(Génesis 15:5-6)

Abram ya estaba muy mayor y Sara, su esposa, además de estar entrada en edad, era estéril. Dios los llamó, y por fe, ellos salieron de entre sus parientes para ir a una tierra desconocida que el Señor les había prometido. Todo parecía muy poco probable, pero ellos creyeron en la palabra del Señor. Dios, siendo rico en misericordia, tenía planes mucho más grandes para esa familia. Hasta el día de hoy, todos los cristianos de la tierra son bendecidos por medio de un descendiente de Abram: ¡Jesucristo!

Dios invitó a Abram a mirar al cielo. Es imposible contar todas las estrellas. También es imposible que Dios deje de cumplir sus promesas y sus propósitos. Él está sobre todas las estrellas y las conoce a todas. También conoce tu corazón y tus sueños. Recuerda que sobre todas las cosas que parecen enormes está el Señor Dios soberano. ¡Él tiene el control de todo!

Cree y vive por fe, como Abram:

  • Cree en el Señor de todo corazón. Eso fue lo que distinguió a Abram y al pueblo de Dios en toda la historia.
  • Mira al cielo. No pongas tus ojos en las dificultades de este mundo. El socorro viene del Señor.
  • Confía en la palabra de Dios aunque las circunstancias digan lo contrario. Busca en él el auxilio que te motivará.
  • La fe nos conduce al amor y a la obediencia. Expresa tu amor y tu sumisión a Dios buscando su orientación en la sagrada Biblia.
  • Ora y entrega tus sueños en las manos de Dios.

Para orar:

Eterno Dios, tú eres el mismo ayer, hoy y lo serás eternamente. Estás sobre todo el universo, tienes un plan bueno y un propósito superior a nuestra comprensión actual. Te entrego todos mis sueños y planes. Ayúdame a pasar por las dificultades que estoy enfrentando con fe y confianza. Gracias por Jesucristo por medio de quien soy más que vencedor. Amén.

Devocional de Ayer

Rumbo a la meta

Hermanos, no pienso que yo mismo lo haya logrado ya. Más bien, una cosa hago: olvidando lo que queda atrás y esforzándome por alcanzar lo que está delante, sigo avanzando hacia la meta para ganar el premio que Dios ofrece mediante su llamamiento celestial en Cristo Jesús.
- Filipenses 3:13-14

Cuando el apóstol Pablo escribió este pasaje a los Filipenses, él confrontó dos tiempos: el pasado y el futuro. Ante eso, él tomó una posición: olvidó el pasado y siguió avanzando rumbo a un futuro con Cristo.

No hay nadie que tenga más motivos que los que tenía Pablo para culparse y para permanecer preso del pasado. Cuando su nombre era Saulo él persiguió a los cristianos lo cual resultó en la muerte de muchos de ellos. Mantener ese pasado en la memoria mantendría a Pablo preso de las acciones que llevó a cabo como Saulo y le impediría seguir adelante rumbo a la meta, haciendo la voluntad de Dios y experimentando la transformación genuina en Cristo Jesús.

Olvidar ese pasado solo fue posible con una verdadera conversión en Cristo, esa que genera los frutos del espíritu y trae la transformación total de la mente. Solo así Pablo fue capaz de experimentar y de comprobar la buena, agradable y perfecta voluntad de Dios en su vida. Al igual que Pablo, si tú estás en Cristo, eres una nueva criatura: ¡las cosas viejas ya pasaron y todo ha sido hecho nuevo!

Olvidando

  • El sentimiento de culpa nos impide proseguir. Pide perdón a Dios por tus pecados y no mires atrás. Jesús ya pagó el precio. Ve y no peques más.
  • Evita situaciones que te hagan recordar el pasado lejos de Jesús. En esos casos, recuerda tu conversión y cuánto te transformó esa decisión.

Avanzando

  • Lee la Palabra de Dios. Ella te estimula, alimenta tu alma y fortalece tu fe. La Biblia es el alimento necesario para seguir adelante rumbo a la meta.
  • Pon a Dios dentro de tus planes. Búscale a él primero y verás cómo todas las otras cosas son suplidas.

Para orar:

Señor Jesús, quiero agradecerte por transformar mi vida. Quiero seguir rumbo a la meta, creciendo en espíritu y en verdad. Aparta de mí las saetas malignas de la acusación. En ti encontré el perdón y la salvación y te doy muchas gracias por eso. En el nombre de Jesús, amén.

Devocional de Anteayer

¡Alaba al Señor!

Alaba, alma mía, al Señor, y no olvides ninguno de sus beneficios.
--Salmo 103:2

Tener un corazón agradecido hacia Dios nos hace más felices. ¿Cuántas cosas ya ha hecho el Señor por nosotros? ¿Cuántas bendiciones nos ha dado? Sí, hemos pasado por momentos difíciles, pero Dios es fiel y nos protegió. Volvamos nuestros ojos y nuestra memoria hacia lo que él ya hizo en nuestras vidas. ¡Que nunca nos olvidemos de sus bendiciones!

Cuando tenemos un corazón agradecido somos más alegres y hasta nos sentimos más ligeros. La manera como lidiamos con las bendiciones que recibimos influye en la manera en que conducimos nuestras vidas. Es difícil que alguien que no reconoce las bendiciones del Señor tenga un corazón alegre. Dios es misericordioso y bendecidor, nos corresponde a nosotros reconocer su favor.

Dios ya nos entregó la mayor de sus bendiciones: la salvación en Cristo Jesús. Que jamás olvidemos su gran favor y que nuestra alma bendiga al Señor eternamente pues él nos ama.

¡Alaba al Señor alma mía!

  • Reserva un momento diario durante tu tiempo de oración para hablar con Dios y darle gracias.
  • Lee la Biblia y trata de aprender más sobre sus enseñanzas.

Para orar:

Señor, gracias por tu presencia en mi vida. ¡Cuántas bendiciones y cuánto cuidado has tenido! Mi alma se alegra en recordar cuánto me has bendecido. Muchas gracias, Padre. En el nombre de Jesús. Amén.

Qué es el Devocional diario

El Devocional diario es un momento especial del día que dedicas para tener un tiempo precioso de comunión con Dios. Es muy sencillo establecer una rutina emocionante de descubrimiento y crecimiento espiritual. Lo lograrás al separar un momento cada día para acercarte al Señor. Durante el Devocional leerás un versículo de la Biblia con una meditación sobre el texto. Luego, meditarás sobre las enseñanzas y cómo aplicarlas en tu vida. Al final, podrás orar.

Cómo hacer tu Devocional diario

Aquí tienes unos consejos para que aproveches al máximo la lectura del mensaje bíblico durante el Devocional diario:

  1. Aparta un momento y escoge un lugar específico: tu momento devocional será más provechoso si dejas de lado el ajetreo e inviertes en un tiempo placentero a solas con Dios.
  2. Lee el versículo o el pasaje bíblico con atención: desarrolla un estilo de vida comprometido con la Palabra de Dios todos los días y evita las distracciones.
  3. Lee la meditación diaria: reflexiona e intenta comprender el propósito de Dios para tu vida a través de los comentarios.
  4. Aplicación práctica: anota tus descubrimientos y no olvides poner en práctica todo lo que has aprendido por medio de la Biblia.
  5. Comparte lo que aprendiste: intenta compartir con otras personas a través de tus conversaciones e interacciones diarias lo que Dios te enseña en tus momentos de devocional diario.

¡No olvides la importancia de vivir una vida totalmente comprometida con la Palabra de Dios!