Devocional diario

Un devocional diario para fortalecer tu relación con Dios.

Devocional de Hoy

No dejes que el pecado te aleje de Dios

Dios quiere que tengas alegría y paz en tu corazón, él quiere tu bien. Suena como una declaración común, pero es una verdad poderosa. Ahora bien, ¿por qué no estamos siempre cerca de Dios si esa es su voluntad? La respuesta tiene más que ver con nuestras acciones que con él.

Lo único que nos aleja de Dios es el pecado. Así como el aceite y el agua no se mezclan, Dios no se mezcla con el pecado. Cuando andamos en error nos alejamos de la presencia de Dios. Es como si no quisiéramos su presencia. Dios se preocupa por ti, pero debes arrepentirte para que él comience a actuar. Por eso es tan importante el arrepentimiento, porque nos permite acercarnos más al Padre.

¡No permanezcas en el pecado, arrepiéntete, vuelve a los brazos del Señor! Él te ama de verdad.

No permitas que el pecado te aleje de Dios

  • Arrepiéntete de tus pecados, ese es el primer paso para acercarte a Dios.
  • Después de arrepentirte, busca su presencia, ¡santifícate!
  • Aprende de tus errores, reflexiona sobre tus acciones. Eso te ayudará a no cometer los mismos errores.

Para orar:

Señor Dios, tú eres un Padre amoroso, y sé que quieres que permanezca cerca. Quiero esforzarme y volver a tus brazos. Perdóname, limpia mi corazón. En el nombre de Jesús, amén.

Lecturas sugeridas:

Devocional de Ayer

¿Sabes lo que él está pensando?

En efecto, ¿quién conoce los pensamientos del ser humano sino su propio espíritu que está en él? Así mismo, nadie conoce los pensamientos de Dios sino el Espíritu de Dios. Nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que procede de Dios, para que entendamos lo que por su gracia él nos ha concedido.
(1 Corintios 2:11-12)

¿Te has encontrado alguna vez en una situación en la que solo saldrías bien si pudieses leer la mente de las otras personas? Como cuando los demás tienen una expectativa sobre ti que no puedes cumplir porque no la conoces y no te la dicen. Esta puede ser una de las experiencias más frustrantes que existen.

Piensa ahora sobre lo que Dios espera de ti. ¿Eres capaz de saber lo que está en la mente del Señor? En realidad, sí. Porque el Espíritu Santo, que conoce todos los pensamientos de Dios, habita en nosotros y nos revela las cosas de Dios.

Es gracias al Espíritu que puedes entender lo que la Biblia dice y aplicarlo a tu vida. Como dijo Pablo, no tenemos el espíritu del mundo, así que no debemos andar como el mundo. En cambio, tenemos el Espíritu de Dios, y debemos andar como Dios desea que andemos.

Reconoce cuál es el espíritu que te guía

  • Lee la Biblia, sigue el camino de nuestra salvación de principio a fin.
  • Busca la intimidad con el Espíritu Santo, ora constantemente pidiendo su presencia.
  • Alaba siempre al Señor, porque él es quien da el Espíritu Santo.

Para orar:

Señor Dios, te agradezco por darme tu Espíritu Santo. Pido tener intimidad con el Espíritu y poder comprender todo lo que tú me has dado gratuitamente. Que tu nombre sea alabado por los siglos de los siglos. En el nombre de Jesús, amén.

¿Quién es el Espíritu Santo y cómo nos ayuda?

Devocional de Anteayer

Un amor que perdura para siempre

Den gracias al Señor, porque él es bueno;
su gran amor perdura para siempre.
(Salmo 136:1)

El amor de Dios traspasa el tiempo y no hay cómo medirlo. ¿Cómo clasificar este amor? Es un amor que vence a la muerte, supera el dolor, perdona y sana. Otra característica de este amor es que perdura para siempre.

Delante de este amor incondicional, ¿cómo es posible que a veces nos sintamos solos? Si el amor de Dios permanece para siempre, ¿por qué tenemos momentos de tribulación? Esa, al igual que otras preguntas, ya deben haber pasado por nuestra cabeza. El amor de Dios ni disminuye ni nos abandona. Lo que sucede es que muchas veces nosotros nos alejamos de Dios por causa del pecado, y justamente el pecado bloquea y nos aleja de este amor.

Pero no te pongas triste. ¡Existe la manera de regresar a los brazos del Padre! Hará falta que te esfuerces, que seas humilde y que tengas un corazón abierto. Dios es misericordioso y ya nos perdonó de todo pecado, pero para validarlo debemos pedir perdón y colocarnos delante de él en oración. El amor de Dios expulsa cualquier sentimiento de condenación. ¡Dios es bueno y su amor perdura para siempre!

Experimentando este amor

  • Lee los Evangelios para descubrir la mayor prueba de amor que la humanidad pueda conocer: Jesucristo.
  • Jesús está vivo y está en medio nuestro. Ora, búscalo. Busca su amor y una relación con él.
  • Esparce este amor a tu prójimo. El amor de Dios es práctico y da buenos frutos.

Para orar:

Señor Jesús, quiero experimentar más de tu amor. Derrama tu paz sobre mi corazón y haz de mí un canal de amor para mi prójimo. Quiero vivir más y más en ese amor. Amén.

38 versículos sobre el amor de Dios

Qué es el Devocional diario

El Devocional diario es un momento especial del día que dedicas para tener un tiempo precioso de comunión con Dios. Es muy sencillo establecer una rutina emocionante de descubrimiento y crecimiento espiritual. Lo lograrás al separar un momento cada día para acercarte al Señor. Durante el Devocional leerás un versículo de la Biblia con una meditación sobre el texto. Luego, meditarás sobre las enseñanzas y cómo aplicarlas en tu vida. Al final, podrás orar.

Cómo hacer tu Devocional diario

Aquí tienes unos consejos para que aproveches al máximo la lectura del mensaje bíblico durante el Devocional diario:

  1. Aparta un momento y escoge un lugar específico: tu momento devocional será más provechoso si dejas de lado el ajetreo e inviertes en un tiempo placentero a solas con Dios.
  2. Lee el versículo o el pasaje bíblico con atención: desarrolla un estilo de vida comprometido con la Palabra de Dios todos los días y evita las distracciones.
  3. Lee la meditación diaria: reflexiona e intenta comprender el propósito de Dios para tu vida a través de los comentarios.
  4. Aplicación práctica: anota tus descubrimientos y no olvides poner en práctica todo lo que has aprendido por medio de la Biblia.
  5. Comparte lo que aprendiste: intenta compartir con otras personas a través de tus conversaciones e interacciones diarias lo que Dios te enseña en tus momentos de devocional diario.

¡No olvides la importancia de vivir una vida totalmente comprometida con la Palabra de Dios!