Devocional diario

Un devocional diario para fortalecer tu relación con Dios.

Devocional de Hoy

Sosiega tu corazón

Cambió la tempestad en suave brisa: se sosegaron las olas del mar. Ante esa calma se alegraron, y Dios los llevó al puerto anhelado.
(Salmo 107:29-30)

A veces atravesamos momentos de desesperación y agonía. Son situaciones difíciles que ocurren en nuestras vidas que nos causan un sentir de apuro y aflicción. De repente, nos olvidamos e intentamos resolver la situación a nuestra manera sin esperar en Dios...

Hubo una vez en la que los discípulos de Jesús enfrentaron una situación parecida. Estaban en un barco en altamar cuando vino una gran tempestad, tan grande que ellos llegaron a temer lo peor. Hasta olvidaron que el Señor, que controla todas las cosas, estaba en el barco con ellos y podía actuar. Cuando clamaron a él todo se resolvió.

Esto mismo sucede con nosotros: si tenemos a Jesús en el "barco" no tenemos que temer al mal. Si Dios tiene el control de nuestras vidas podemos confiar y descansar pues él cuida de todo... Si amamos a Dios, todas las cosas cooperarán para nuestro bien. Él es el Dios de lo imposible que calma las tormentas y nos sostiene para que podamos continuar. Confía y alégrate en Jesús pues él te guiará al puerto deseado.

Confía en Dios y sosiega tu corazón:

  • Ora y entrega a Dios las situaciones difíciles que has pasado.
  • Confía que Dios calma las tempestades de la vida y de tu corazón.
  • No puedes lograrlo solo. Entrega el control de tu vida a Jesús y descansa en su cuidado y amor.
  • Lee la Biblia, encuentra en ella la fe y la paz que tanto necesitas.
  • No olvides que el Señor está contigo en todo momento. Búscalo y encontrarás refugio seguro en él.

Para orar:

¡Señor, ayúdame! Son tantos los problemas a mi alrededor que parece que me van a cubrir y a sofocar... Señor, sin ti no puedo hacer nada. Calma esta tempestad y calma también mi corazón. Por tu misericordia enséñame a confiar totalmente en tu Palabra y a sosegar mis emociones. No sé cómo, pero tú, Jesús, sabes todas las cosas y puedes traer una solución para todo esto. ¡Me entrego a ti, Dios! Estoy en tus manos seguras y poderosas. Guíame por aguas tranquilas por amor de tu nombre, Jesús. Amén.

Devocional de Ayer

¡Él ha sido fiel!

Reconoce, por tanto, que el Señor tu Dios es el Dios verdadero, el Dios fiel, que cumple su pacto generación tras generación, y muestra su fiel amor a quienes lo aman y obedecen sus mandamientos.
(Deuteronomio 7:9)

Cuando la tempestad llega a nuestras vidas todo parece perder el sentido. Somos tentados a mirar atrás, sin fuerzas y sin confianza, con el pensamiento de desistir... Son tiempos difíciles por los que pasamos y que nos hacen perder el norte. Pero debes estar consciente de algo: Dios no ha perdido el control de tu vida. Él continua obrando aunque no lo veas o no lo sientas.

En esos tiempos de lucha en los que enfrentamos dolor e inseguridad no debemos olvidar quien es Dios ni todo lo que dice en su Palabra. ¡Él continúa siendo el Dios fiel! Sí. El mismo Dios que obró ayer, obra hoy y lo hará por la eternidad. Él es el buen Señor que nunca falla. Él cuida siempre de aquellos que le aman y obedecen su voluntad.

En el versículo de hoy vemos una afirmación que podemos confirmar en nuestras vidas si mantenemos firme nuestra confianza en Jesucristo. ¡Él es fiel y su bondad perdura para siempre!

Cree en la fidelidad de Dios:

  • Cree a pesar de las circunstancias. Cuando todo parece ir en tu contra el Señor te da el valor para proseguir con fe.
  • Ten esperanza y confianza. En medio de las adversidades la tendencia natural es ponernos ansiosos y afligirnos, pero es importante aprender a conservar el ánimo y descansar en Dios.
  • ¡Alégrate! Sonríe porque la fidelidad de Dios es constante y nunca terminará. Él cumple sus promesas.
  • Ora a Dios y entrega todo a él: tu vida, tus problemas y tus aflicciones. Él cuidará de todo por ti.
  • Lee la Biblia. Descubre y aprende más sobre la fidelidad de Dios al leer su Palabra.
  • Sé fiel al Señor. Vive una vida fiel a él, pero aun cuando falles, recuerda que él permanece fiel (2 Timoteo 2:13).

Para orar:

Señor Dios, quiero darte gracias por tu bondad y tu fidelidad. No hay nadie que se compare a ti. Solo tú eres eternamente fiel y totalmente digno de confianza. Ayúdame a descansar y a confiar en ti. Aun cuando lleguen las luchas, no permitas que yo olvide que tú eres fiel y que tu amor no tiene fin. Enséñame pues yo también quiero ser fiel en todas las áreas de mi vida. Padre, te alabo porque has sido siempre fiel conmigo. Muchas gracias. En el nombre de Jesús. Amén.

Devocional de Anteayer

¿Quién guía tu vida?

Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios son hijos de Dios.
- Romanos 8:14

Imagina un automóvil controlado por alguien inhabilitado o por una persona con condiciones psicológicas comprometidas debido al uso del alcohol o las drogas... No es difícil prever las posibles consecuencias desastrosas para ese vehículo hipotético y para todos los que se encuentren en su camino. De la misma forma hay muchos que andan dirigiendo sus propias vidas causándose a sí mismos y a los que les rodean terribles "accidentes". ¿Por qué sucede esto?

Esto es porque, infelizmente, lejos de Dios no somos capaces de guiar nuestras propias vidas. Necesitamos ser guiados por el Espíritu de Dios para que podamos ser sus hijos y comportarnos como tal. De no ser él, pondremos a otro ídolo en el control, sea a nosotros mismos, el dinero, el poder, a otra persona, los vicios, alguna falsa creencia, etc. Siempre habrá un conductor dando dirección a nuestras vidas. Basta saber si será el Creador o algo creado... Solamente Dios, nuestro Padre, tiene la capacidad para guiarnos y conducirnos a un buen término.

¿Quién guía y dirige tu vida?

  • Haz un análisis y reconoce quién está realmente en el control de tu vida.
  • Observa bien los caminos por los que has andado, esto te podrá indicar quien está guiando tu vida.
  • Ora y pide a Dios que sea tu Padre y que te guíe a través del Espíritu Santo diariamente.
  • Deja que Jesús esté totalmente en el control de tu vida. ¡No vale si tomas tú el control de vez en cuando!
  • La Biblia es tu GPS, busca conocerla mejor cada día. En ella encontrarás las coordenadas necesarias para hacer la voluntad del Padre celestial.
  • ¡Comparte con otros sobre tu fe en Jesús! Habla de la alegría de ser guiado por el Guía fiel y protector.

Para orar:

Señor Dios, sé que he intentado guiar mi vida hasta aquí. Quiero que seas tú y nadie más quien me conduzca en todo lo que hago y espero. Ayúdame a entregarte el control total en todas las áreas de mi vida. Que tu santo Espíritu me guíe siempre para que yo viva como un verdadero hijo tuyo. En el nombre de Jesús, amén.

Qué es el Devocional diario

El Devocional diario es un momento especial del día que dedicas para tener un tiempo precioso de comunión con Dios. Es muy sencillo establecer una rutina emocionante de descubrimiento y crecimiento espiritual. Lo lograrás al separar un momento cada día para acercarte al Señor. Durante el Devocional leerás un versículo de la Biblia con una meditación sobre el texto. Luego, meditarás sobre las enseñanzas y cómo aplicarlas en tu vida. Al final, podrás orar.

Cómo hacer tu Devocional diario

Aquí tienes unos consejos para que aproveches al máximo la lectura del mensaje bíblico durante el Devocional diario:

  1. Aparta un momento y escoge un lugar específico: tu momento devocional será más provechoso si dejas de lado el ajetreo e inviertes en un tiempo placentero a solas con Dios.
  2. Lee el versículo o el pasaje bíblico con atención: desarrolla un estilo de vida comprometido con la Palabra de Dios todos los días y evita las distracciones.
  3. Lee la meditación diaria: reflexiona e intenta comprender el propósito de Dios para tu vida a través de los comentarios.
  4. Aplicación práctica: anota tus descubrimientos y no olvides poner en práctica todo lo que has aprendido por medio de la Biblia.
  5. Comparte lo que aprendiste: intenta compartir con otras personas a través de tus conversaciones e interacciones diarias lo que Dios te enseña en tus momentos de devocional diario.

¡No olvides la importancia de vivir una vida totalmente comprometida con la Palabra de Dios!