Devocional diario

Un devocional diario para fortalecer tu relación con Dios.

Devocional de Hoy

Comenzando bien el día

Por la mañana, Señor, escuchas mi clamor; por la mañana te presento mis ruegos, y quedo a la espera de tu respuesta.
- Salmo 5:3

Muchas veces nos levantamos con prisas, tomamos un café corriendo y nos arreglamos para enfrentar un día más de batalla. Cuando por fin nos paramos a pensar, ya vamos camino al trabajo. Pero existe una forma más saludable de comenzar el día: ¡orando!

Cuando oramos organizamos nuestra mente. Podemos compartir nuestras expectativas y objetivos del día con Dios. Así recibimos ánimo al despertarnos y nos será más fácil enfrentar el día con fe y determinación. El Señor oye nuestra oración. Él es fiel y nos quiere bendecir, guiarnos y marcar una diferencia en nuestros días.

Crea el hábito de orar tan pronto te levantas. No tiene que ser algo largo sino un momento sincero con Dios donde puedas darle gracias por poder abrir los ojos y comenzar un nuevo día.

¡Buenos día, Papá!

  • Haz una oración al levantarte agradeciendo a Dios por el comienzo del nuevo día y pidiendo su dirección y orientación para aquellas cosas que ocupan tu corazón.
  • De la misma forma en que comienzas a orar por la mañana, acostúmbrate a orar al acostarte para dar gracias a Dios por lo que aconteció durante el día y por la dicha de tener un lugar donde descansar.
  • Este ciclo de oración te traerá más intimidad con Dios. Si estás casado o tienes hijos puedes involucrar a tu familia en este hábito espiritualmente saludable.

Para orar:

Padre, gracias por este nuevo día. Gracias porque me concedes abrigo, salud y atención. Guíame durante mis quehaceres y guárdame con seguridad. En el nombre de Jesús, amén.

Comienza bien tu día meditando en estos versículos.

Devocional de Ayer

Cuida bien tu jardín

Dios el Señor tomó al hombre y lo puso en el jardín del Edén para que lo cultivara y lo cuidara.
(Génesis 2:15)

Al leer el principio de la narración de Génesis vemos todo el cuidado de Dios al crear el mundo y al preparar un espacio agradable destinado al bienestar del ser humano junto con la naturaleza. En el versículo de hoy vemos que, además de disfrutar de toda la belleza y de los recursos naturales que Dios nos ha dado, el hombre fue puesto en el jardín con el fin bien específico de cuidarlo y cultivarlo.

Debemos preguntarnos si hemos tenido esa actitud de obediencia y gratitud para con la creación del Señor. Oímos mucho sobre la preocupación por la contaminación, el desperdicio de agua, el calentamiento global. Reconocemos que varios de esos efectos dañinos son causados por la ambición humana y por nuestro uso equivocado del medio ambiente. Pero nos debemos preguntar qué cosas prácticas podemos hacer nosotros, los hijos de Dios, para mejorar el mundo a nuestro alrededor.

Cuida bien del jardín donde Dios te puso:

  • Ora y agradece a Dios por el regalo de la creación. Pídele que te ayude a apreciar y cuidar del ambiente que te rodea.
  • La responsabilidad por el buen uso de los recursos que tenemos (el agua, los ríos, la vegetación, el aire, los animales, etc.) no es exclusiva de las organizaciones o de los gobernantes, sino que empieza con nosotros en nuestras casas.
  • Como cristiano da buenos ejemplos de gratitud y cuida de la naturaleza en tu casa, en la calle, en la iglesia, en tu trabajo y donde quiera que vayas.
  • Vigila el destino que tú y tu familia dan a la basura y a aquellas cosas que pueden ser recicladas.
  • Reúne hermanos y amigos para participar de iniciativas prácticas que contribuyan a mejoras ambientales.
  • Observa, lee y medita sobre las muchas enseñanzas bíblicas descritas a partir de experiencias prácticas con los elementos de la creación.

Para orar:

Querido Dios, muchas gracias por todas las cosas maravillosas que has creado y puesto a nuestra disposición en este mundo. Perdona nuestro descuido y los malos tratos con los recursos de la naturaleza que tú nos diste. Ayúdame a cuidar de mi jardín, a tener una buena consciencia para preservar y velar por la creación que fue creada para tu gloria. En el nombre de Jesús, amén.

Devocional de Anteayer

Solo Dios nos concede la victoria

Yo no confío en mi arco, ni puede mi espada darme la victoria; tú nos das la victoria sobre nuestros enemigos, y dejas en vergüenza a nuestros adversarios. ¡Por siempre nos gloriaremos en Dios! ¡Por siempre alabaremos tu nombre! Selah
(Salmo 44:6-8)

Podemos ser fuertes y perseverantes, pero solo Dios nos puede dar la victoria. Cuando el salmista escribió esas palabras, él sabía muy bien de qué hablaba. Sin Dios, ni nuestra fuerza ni nuestra voluntad son suficientes para que alcancemos la victoria.

Sin embargo, debemos continuar alabando a Dios aun en los peores momentos pues solo él puede darle la vuelta a una temporada difícil. Dios es quien determina todas las cosas y es por él que obtenemos la victoria. Busca el crecimiento, fortalécete, pero sobre todas las cosas, confía en Dios.

Cuando invertimos nuestros esfuerzos en buscar a Dios, nos enfocamos en lo que es correcto. De esa forma crecemos en gracia, de fe en fe y de gloria en gloria.

Confiando en Dios

  • Crecemos en nuestra confianza en Dios cuando conocemos más sobre sus hechos. Lee la Biblia regularmente.
  • La vida es un ejercicio de fe. Ejercer la fe es un acto de confianza en Dios.
  • Al buscar a Dios nos damos cuenta de nuestras limitaciones. Es así como pasamos a confiar más en él que en nuestra propia capacidad.

Para orar

Dios, toda capacidad viene de ti. Aun en los momentos más difíciles, solo tú puedes conceder la victoria. Guarda mi vida y capacítame según tu Palabra. En el nombre de Jesús, amén.

Qué es el Devocional diario

El Devocional diario es un momento especial del día que dedicas para tener un tiempo precioso de comunión con Dios. Es muy sencillo establecer una rutina emocionante de descubrimiento y crecimiento espiritual. Lo lograrás al separar un momento cada día para acercarte al Señor. Durante el Devocional leerás un versículo de la Biblia con una meditación sobre el texto. Luego, meditarás sobre las enseñanzas y cómo aplicarlas en tu vida. Al final, podrás orar.

Cómo hacer tu Devocional diario

Aquí tienes unos consejos para que aproveches al máximo la lectura del mensaje bíblico durante el Devocional diario:

  1. Aparta un momento y escoge un lugar específico: tu momento devocional será más provechoso si dejas de lado el ajetreo e inviertes en un tiempo placentero a solas con Dios.
  2. Lee el versículo o el pasaje bíblico con atención: desarrolla un estilo de vida comprometido con la Palabra de Dios todos los días y evita las distracciones.
  3. Lee la meditación diaria: reflexiona e intenta comprender el propósito de Dios para tu vida a través de los comentarios.
  4. Aplicación práctica: anota tus descubrimientos y no olvides poner en práctica todo lo que has aprendido por medio de la Biblia.
  5. Comparte lo que aprendiste: intenta compartir con otras personas a través de tus conversaciones e interacciones diarias lo que Dios te enseña en tus momentos de devocional diario.

¡No olvides la importancia de vivir una vida totalmente comprometida con la Palabra de Dios!