9 grandes mujeres de la Biblia


La Biblia tiene varios ejemplos de mujeres temerosas de Dios que marcaron la diferencia en su momento. Esas mujeres se destacaron en un mundo dominado por los hombres, y demostraron que Dios nos usa a todos para cumplir sus propósitos. Estas son 9 mujeres que se destacaron, pero no son las únicas...

1. Sara

Sara: llena de fe, respetuosa, bonita, madre del pueblo de Israel

Sara, aunque ya estaba entrada en años, abandonó todo para vivir el resto de su vida en tiendas de campaña. Ella permaneció siempre al lado de su esposo, Abraham, apoyándolo. Sara creyó a Dios, y con 90 años, vio realizado su sueño de tener un hijo. Dios llenó su corazón de alegría.

Sara dijo entonces: «Dios me ha hecho reír, y todos los que se enteren de que he tenido un hijo se reirán conmigo.»
Génesis 21:6

2. Miriam

Miriam, hermana mayor de Moisés, profetisa, líder de alabanza, inteligente

Miriam nació y creció como esclava en Egipto. Cuidó de su hermano Moisés cuando él era un bebé. Ese es el mismo Moisés a quien Dios usó para liberar al pueblo de la esclavitud. Además de ser líder de alabanza, Miriam era profetisa y era muy respetada por el pueblo hebreo.

Miriam les cantaba así: Canten al Señor, que se ha coronado de triunfo arrojando al mar caballos y jinetes.
Éxodo 15:21

3. Rajab

Rajab: valiente, creyente en Dios, salvó su familia

Rajab era una prostituta de Jericó que salvó la vida de dos espías hebreos. Esa fue la razón por la que su familia se salvó cuando los hebreos atacaron Jericó. Gracias a su fe, esta mujer despreciada se ganó un lugar entre el pueblo de Israel, llegó a ser uno de los antepasados de Jesús y obtuvo un puesto entre los héroes de la fe.

Por la fe la prostituta Rajab no murió junto con los desobedientes,
pues había recibido en paz a los espías.
Hebreos 11:31

4. Débora

Débora: Jueza, profetisa, líder de guerra

Débora era una profetisa y jueza que lideraba Israel cuando no había rey. Ella convocó el ejército y animó a los guerreros a derrotar a los opresores. Bajo el liderazgo de Débora, Israel tuvo paz durante 40 años.

Los guerreros de Israel desaparecieron;
desaparecieron hasta que yo me levanté.
¡Yo, Débora, me levanté
como una madre en Israel!
Jueces 5:7

5. Rut

Rut: leal, dedicada, trabajadora, fiel a Dios

Rut no era israelita, pero se ganó un lugar entre el pueblo de Dios por su dedicación a Dios y por el amor a su suegra. Ella abandonó su casa y su familia para servir a Dios. Rut era trabajadora y respetuosa.  Conquistó el corazón de Booz y fue la bisabuela del rey David.

Pero Rut respondió:
―¡No insistas en que te abandone o en que me separe de ti!
Porque iré adonde tú vayas, y viviré donde tú vivas.
Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios será mi Dios.
Rut 1:16

6. Ana

Ana: mujer de oración, fiel, adoradora, madre del profeta Samuel

Ana no podía tener hijos, pero confiaba en Dios y oró con fe por uno. Cuando Dios se lo dio, ella se lo dedicó como muestra de agradecimiento. Samuel se crio en el templo y llegó a ser un gran profeta.

Ana elevó esta oración:
Mi corazón se alegra en el Señor;
en él radica mi poder.
Puedo celebrar su salvación
y burlarme de mis enemigos.
1 Samuel 2:1

7. Ester

Ester: bonita, inteligente, sensata, valiente

Ester era una chica israelita que ganó el concurso de belleza más importante de su tiempo y se convirtió en la reina de Persia. Ella fue muy valiente y arriesgó su vida para salvar a su pueblo de una gran masacre. Dios le dio belleza, gracia e inteligencia a Ester para que ella pudiera proteger a su pueblo.

Al rey le gustó Ester más que todas las demás mujeres, y ella se ganó su aprobación y simpatía más que todas las otras vírgenes. Así que él le ciñó la corona real y la proclamó reina en lugar de Vasti.
Ester 2:17

8. María

María: humilde, obediente, pensadora, madre de Jesús

María era una joven sencilla que fue escogida para una gran misión: ser la madre de Jesús. Ella no rechazó esa misión sino que la aceptó con fe. Con seguridad y aplomo María ayudó a educar a Jesús y, años más tarde, lo vio resucitado en gloria.

―Aquí tienes a la sierva del Señor —contestó María—. Que él haga conmigo como me has dicho.
Lucas 1:38

9. Priscila

Priscila: profesora, valiente, cooperadora, líder en la iglesia

Priscila es un ejemplo del trabajo en equipo. Ella trabajaba con su marido, Aquila, difundiendo la palabra de Dios. Ellos eran amigos de Pablo y fundaron una iglesia en su casa. Priscila y Aquila también enseñaron y prepararon a un hombre llamado Apolos para la obra de Dios. 

Saluden a Priscila y a Aquila, mis compañeros de trabajo en Cristo Jesús. Por salvarme la vida, ellos arriesgaron la suya. Tanto yo como todas las iglesias de los gentiles les estamos agradecidos.
Romanos 16:3-4

¡Recibe inspiración con el ejemplo de estas grandes mujeres de Dios!