Historias bíblicas para niños


Historias de la Biblia para leer, meditar y aprender principios bíblicos que los niños podrán aplicar en su diario vivir.

1. La creación
2. Adán y Eva desobedecen a Dios
3. El diluvio y el arca de Noé
4. Ana pide un hijo al Señor
5. Un ángel trae buenas noticias
6. El nacimiento de Jesús
7. Jesús sana a un paralítico

1. La creación

Texto bíblico: Génesis 1 a Génesis 2:4

¿Sabes cómo comenzó todo?

Mira a tu alrededor, siente el aire, observa el cielo, el sol, las estrellas, el mar y la bella naturaleza con todos los animales. ¿Sabes quién hizo todo eso? ¿Quién te creó a ti, a tus padres y a tu familia? ¿Tienes alguna idea sobre quién es el autor de la vida?

La Biblia dice que Dios es el creador de todo el universo. En solo 6 días, Dios creó la Tierra y todo lo que existe.
¿Quieres saber cómo sucedió?

La Tierra no tenía ninguna forma, estaba oscura y vacía. Pero Dios quería crear algo muy especial en nuestro planeta. Por eso, durante el 1er día, Dios dijo: «¡Que exista la luz!». La luz apareció y desde entonces existen el día y la noche. A Dios le gustó mucho lo que hizo y dijo que era bueno.

Creación 1er día: luz
Imagen de www.fishnetbiblestories.com

El 2º día Dios creó el cielo azul y colocó las nubes blancas allá arriba. A Dios le gustó lo que hizo y dijo que era bueno.

El 3er día Dios mandó que las aguas se juntaran en un solo lugar formando los mares. También ordenó que apareciera la tierra seca. La tierra produciría grama y todo tipo de árboles y plantas. Esos árboles darían frutos bien sabrosos que conocemos muy bien: manzanas, naranjas, fresas, plátanos... A Dios le gustó mucho lo que hizo y dijo que era bueno.

Creación, 3er día, árboles frutales
Imagen de Sweet Publishing / FreeBibleimages.org.

El 4º día Dios creó el sol, la luna y las estrellas y los colocó en el cielo para que iluminaran la tierra. El sol brilla durante el día, y la luna y las estrellitas brillan durante la noche. A Dios le gustó mucho lo que hizo y dijo que era bueno.

El 5º día Dios creó los peces y todo tipo de animales marinos, grandes y pequeños. Llenó los ríos y los mares con ellos. También hizo las aves para que vivan en la tierra y muchos tipos de pajaritos para que vuelen por el cielo. A Dios le gustó mucho lo que hizo y dijo que era bueno.

La creación, 5º día, animales marinos y aves
Imagen de www.fishnetbiblestories.com

¡El último día de la creación fue un día muy especial! El 6º día, Dios mandó a la tierra que produjera animales de todos los tipos: animales domésticos como el perrito y el gato, animales salvajes como el león y el elefante, también los reptiles, como las cobras y los caimanes... La tierra se llenó de animales grandes y pequeños.

Pero Dios dejó para el final a la criatura más especial: ¡el ser humano! Así es, ¡nosotros somos muy importantes para Dios! El Señor creó al hombre del polvo de la tierra, diferente a todos los animales creados. Dios también creó al hombre más parecido a él. Dios dijo: «Hagamos al ser humano a nuestra imagen y semejanza. Que tenga dominio sobre los peces del mar, y sobre las aves del cielo; sobre los animales domésticos, sobre los animales salvajes, y sobre todos los reptiles que se arrastran por el suelo». Dios encargó al hombre cuidar y gobernar la tierra porque nos ama de una forma muy especial. ¡A Dios le gustó tanto lo que hizo que dijo que era muy bueno!

La creación, 6º día. El hombre y la mujer.
Imagen de Sweet Publishing / FreeBibleimages.org.

¡Todo era lindo y perfecto! La gran historia de Dios había comenzado... Adán y Eva se amaban. Dios los amaba a ellos dos y a todo lo que había creado. El 7º día Dios descansó de todo el trabajo que había hecho. Él bendijo ese día, estaba muy feliz con su creación.

Lo que aprendemos con la historia de la creación

Aprendemos que Dios es el Creador de todas las cosas. Él sustenta todo en el universo por su poder. Por eso sabemos que Dios es mucho más grande que el sol, que las estrellas y que todo el universo. ¡Dios es el más fuerte y poderoso que existe! Él nos hizo de forma especial porque nos ama y preparó un mundo muy bonito en el que podemos vivir.

2. Adán y Eva desobedecen a Dios

Texto bíblico: Génesis 3

¿Te has sentido triste alguna vez porque perdiste algo?

Esta historia narra cómo la primera pareja que vivió en el mundo falló en gran manera. Por esa razón, ellos perdieron una cosa muy importante: ¡la amistad que tenían con Dios! Adán y Eva cometieron el error de desobedecer al Señor. No hicieron lo que Dios mandó, sino que le hicieron caso a una serpiente muy mala. ¿Quieres saber cómo pasó?

Adán y Eva vivían felices en el jardín del Edén. Ese era un lugar muy lindo que Dios había preparado para ellos. En ese lugar todo era tan maravilloso que ellos no tenían ninguna razón para quejarse. En el jardín crecían 2 árboles muy especiales: el árbol de la vida y el árbol del conocimiento del bien y del mal. Dios había dado solo una orden sobre esos dos árboles: «Puedes comer de todos los árboles del jardín, pero del árbol del conocimiento del bien y del mal no deberás comer».

Tristemente, tanto el hombre como la mujer desobedecieron al Señor. La serpiente malvada engañó a Eva cambiando el significado de lo que Dios había dicho. Eva vio que el árbol era bonito, que le daría más conocimiento y los frutos parecían sabrosos. ¡Decidió hacer lo que Dios había prohibido! Comió del fruto y también le dio a su marido Adán. ¡Que error más grande! Ahora conocían el mal. Estropearon el mundo perfecto de Dios.

Adán y Eva comen del fruto prohibido
Imagen de Shutterstock

Después de comer del fruto ellos se avergonzaron y se escondieron de Dios. «¿Por qué comieron del fruto del árbol que yo les prohibí comer?», preguntó Dios. Cada uno de ellos comenzó a disculparse y a echarle la culpa al otro. Lo más triste es que la maldad entró en sus corazones.

- ¡No fui yo, Señor! Eva comió primero y luego me dio - dijo Adán.
- ¡Yo no tengo la culpa, Dios! La serpiente me engañó y por eso comí - decía Eva.

El Señor les hizo ropa y los expulsó del lindo jardín que había creado. Colocó dos ángeles con espadas para que guardaran el árbol de la vida que se encontraba allí.

Adán y Eva expulsados del Jardín del Edén
Imagen de Shutterstock

Lo que aprendemos con la historia de la desobediencia

Toda desobediencia trae consecuencias. Con esta historia aprendemos que es necesario oír la Palabra de Dios y obedecerla aunque otros intenten convencernos de que está bien desobedecerla. Dios lo ve todo, sea que hagamos cosas buenas o cosas malas. Él nos ve y nos corrige. Él cuida de nosotros aunque le fallemos, por eso debemos arrepentirnos de nuestros errores y pedirle perdón siempre.

3. El diluvio y el arca de Noé

Texto bíblico: Génesis 7 a Génesis 9

¿Qué te gusta hacer en los días lluviosos?

Esta historia trata de una gran lluvia que cayó durante días y días inundando toda la tierra. ¿Te lo puedes imaginar? Pero Dios es amoroso y salvó una familia que confiaba en él. También salvó a muchos animales. ¡Vamos a ver cómo sucedió!

Noé amaba a Dios e intentaba obedecer siempre todo lo que Dios decía. Pero no había otra persona sobre la tierra que amara a Dios así o que hiciera las cosas como Dios mandaba. Las personas en aquel tiempo eran muy malas y disfrutaban haciendo lo que no estaba bien: actuaban con violencia, decían mentiras y hacían todo tipo de maldades que te puedas imaginar.

Dios se entristeció tanto por causa de la actitud de las personas que decidió enviar una gran lluvia, un diluvio, para inundar la tierra y destruir toda la maldad. Pero Dios quería salvar a Noé y a su familia porque Noé era un hombre bueno y amaba a Dios de todo corazón.

Por eso, cierto día, Dios le explicó a Noé que debía construir un barco muy grande en el que se protegerían él y su familia de la gran lluvia y las inundaciones que vendrían. Noé hizo todo exactamente como Dios mandó. Cuando el arca estuvo lista, y después de preparar todo con los alimentos almacenados a bordo, llegó el momento... Dios ordenó a Noé que hiciera entrar en la gran arca parejas de animales de cada especie para que se salvaran del diluvio.

Animales entrando al arca de Noé
Imagen de Shutterstock

Después de que entraron todos, Dios cerró la puerta. De repente comenzó a llover. Primero eran unas gotitas, pero después cayó una lluvia fuerte que duró 40 días y 40 noches. La lluvia no paraba ni por un instante, pero dentro del barco todos estaban secos y a salvo. Con aquella cantidad de lluvia las aguas comenzaron a subir y el barco navegó como si estuviese en altamar.

El arca en altamar
Imagen de Pixabay

Finalmente, llegó el día en que la lluvia paró. El agua fue bajando poco a poco hasta que el arca se posó sobre las montañas de Ararat. Después de algunos días, las aguas empezaron a evaporarse y la tierra se fue secando. Cuando el suelo estuvo seco, Dios le dijo a Noé que había llegado la hora de dejar el arca. Noé, su familia y todos los animales salieron de dos en dos.

Animales saliendo del arca de Noé
Imagen de Shutterstock

Noé hizo un altar y le dio muchas gracias a Dios por haberlos cuidado durante todo ese tiempo. Dios prometió que nunca más enviaría tanta lluvia sobre la tierra como la que hubo en el diluvio. Para que todos se recuerden de esa promesa que él hizo, creó el arcoíris que aparece en el cielo durante los días de lluvia.

Cuando yo cubra la tierra de nubes, y en ellas aparezca el arco iris, me acordaré del pacto que he establecido con ustedes y con todos los seres vivientes. Nunca más las aguas se convertirán en un diluvio para destruir a todos los mortales. (Génesis 9:14-15)

Cuando yo cubra la tierra de nubes, y en ellas aparezca el arco iris, me acordaré del pacto que he establecido con ustedes y con todos los seres vivientes. Nunca más las aguas se convertirán en un diluvio para destruir a todos los mortales.
(Génesis 9:14-15)

Lo que aprendemos con la historia del diluvio

Dios nos salva y nos mantiene seguros. Por la bondad y misericordia de Dios, no nos suceden muchas cosas malas a nosotros ni a nuestros familiares. Dios protege aquellos que lo aman y lo obedecen. Dios también cuida de los animales. Él hizo la promesa de no volver a destruir la tierra con un diluvio y nos dejó un recordatorio, el arcoíris que podemos contemplar en los días de lluvia.

4. Ana pide un hijo al Señor

Texto bíblico: 1 Samuel 1:1-20

Esta es la historia de una mujer de fe y oración. Ana era estéril (no podía tener hijos), pero uno de sus mayores sueños era ese: tener un hijo. Como si no fuera suficiente vivir con ese sufrimiento impuesto por la vida, Ana también tenía que hacer frente a las afrentas de Penina, la segunda esposa de su marido, Elcana. Él estaba casado con Ana y también con Penina. En aquel tiempo eso era común en algunas familias.

Elcana, Ana y Penina
Imagen de Sweet Publishing / FreeBibleimages.org.

Al contrario que Ana, Penina sí tenía hijos. Por eso, Penina irritaba, insultaba y menospreciaba a Ana, porque Dios no le había permitido tener hijos. Sin embargo, a pesar de eso, el marido de Ana la amaba mucho.

Todos los años, Elcana iba con su familia al templo para adorar al Señor y ofrecer sacrificios. Allí repartía la porción del sacrificio con Penina y sus hijos y también daba una porción especial a Ana pues la amaba mucho. Pero Penina provocaba y atormentaba a Ana continuamente. Cada vez que iban en ese viaje a Siló, Ana se sentía tan humillada e irritada que lloraba amargamente y no quería comer debido a su gran sufrimiento.

Su marido Elcana la consolaba, pero Ana sabía que Dios era el único que podía ayudarla. Por eso, ese día después de la comida, Ana se levantó y comenzó a clamar al Señor. Ana oraba y lloraba porque tenía mucha tristeza en su alma.

Ella decidió hacer una promesa a Dios. Oró de todo corazón diciendo, «Señor Todopoderoso, mira mi desdicha, acuérdate de mí y concédeme un hijo varón. Si lo haces, yo te lo entregaré para toda su vida».

Ana orando
Imagen de Sweet Publishing / FreeBibleimages.org.

Pasó un largo rato y Ana seguía hablando con Dios en voz baja, no se entendían sus palabras. El sacerdote Elí pensó que ella estaba borracha. Ella oraba en voz muy baja, solo se movían sus labios. Y como Elí no lograba escuchar lo que ella decía, le preguntó:

—¿Hasta cuándo te va a durar la borrachera? ¡Deja ya el vino!
—No, mi señor; no he bebido ni vino ni cerveza. Soy solo una mujer angustiada que ha venido a desahogarse delante del Señor. No me tome usted por una mala mujer. He pasado este tiempo orando debido a mi angustia y aflicción.
—Vete en paz —respondió Elí—. Que el Dios de Israel te conceda lo que le has pedido.
(1 Samuel 1:14-17)

Lo que aprendemos con la historia de Ana

Dios escucha la oración del afligido y necesitado. Ana clamó con fe y humildad creyendo que Dios podía realizar un milagro en su vida. Ella creyó en contra de las circunstancias y Dios oyó su oración sincera. Vale la pena confiar en el Señor a pesar de las luchas, frustraciones, humillaciones, incomprensiones y calumnias. ¡Dios es el Dios de lo imposible! Él puede cambiar nuestra historia y hacer realidad los sueños de nuestro corazón.

5. Un ángel trae buenas noticias

Texto bíblico: Lucas 1:26-38

¿Cuál ha sido la sorpresa más grande de tu vida?

Todos esperaban la promesa que Dios había hecho mucho tiempo atrás: vendría un gran Rey para salvar a todos los que amaban y creían en Dios. Pero el tiempo pasó y pasó. Nadie se lo imaginaba, pero después de tanto tiempo la gran sorpresa de Dios estaba por suceder.

En la ciudad de Nazaret vivía una jovencita llamada María. Ella estaba prometida con un joven carpintero, un hombre llamado José.

María y José
Imagen de Good News Productions International and College Press Publishing

Faltaba poco tiempo para que ellos se casaran, pero María no sabía que estaba a punto de recibir una gran noticia. Era un mensaje sorprendente que cambiaría la vida de ellos y de toda la humanidad para siempre. ¿Puedes imaginarte cuál era la noticia?

Cierto día, Dios envió un ángel para que le diera un mensaje a María: - «¡Saludos María!» dijo el ángel Gabriel. - «El Señor está contigo. Dios está contento contigo». María no entendía lo que el ángel le quería decir con esas palabras.

El ángel le dijo: —María, no tengas miedo, pues tú gozas del favor de Dios. Ahora vas a quedar encinta: tendrás un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será un gran hombre, al que llamarán Hijo del Dios altísimo, y Dios el Señor lo hará Rey, como a su antepasado David, para que reine por siempre sobre el pueblo de Jacob. Su reinado no tendrá fin.
María preguntó al ángel:—¿Cómo podrá suceder esto, si no vivo con ningún hombre?
(Lucas 1:30-34))

El ángel le respondió: «No te preocupes, María. Dios hará que suceda a través de su Espíritu. Recuerda que para Dios no hay nada imposible».

El ángel Gabriel hablando con María
Imagen de Good News Productions International and College Press Publishing

María dijo entonces: «Que sea así. ¡Haré todo lo que el Señor diga!» El ángel Gabriel se fue y María fue a visitar a Elisabet, una parienta suya que también estaba embarazada.

«¡Qué sorpresa maravillosa!» dijo Elisabet. Ella estaba muy feliz con la visita de María y con la noticia sobre Jesús. María alabó a Dios de todo corazón por toda su bondad y amor.

Lo que aprendemos con la historia del anuncio del nacimiento de Jesús

Dios envió al ángel Gabriel a darle una noticia maravillosa a María y al mundo: Jesús el Rey de reyes nacería para salvar a la humanidad de sus pecados. María aceptó la voluntad de Dios. Nosotros también debemos vivir así, obedeciendo siempre la voluntad de Dios.

6. El nacimiento de Jesús

Texto bíblico: Lucas 2:1-20

¿Alguna vez te has imaginado cómo fue la primera Navidad?

Jesús, el Salvador eterno, descendió de los cielos y vino a nosotros porque nos ama mucho. Pero, ¿cómo pasó eso? ¿Vino volando como un superhéroe? ¿O apareció de repente sobre la tierra? Veamos cómo fue que él llegó aquí a la tierra para salvarnos.

Dios amó tanto al mundo que envió a su propio Hijo para venir a ayudarnos. Conforme con su plan, él escogió a una jovencita llamada María para que fuera la mamá de Jesús. María no estaba casada todavía. Ella quedó embarazada de forma milagrosa a través del Espíritu Santo. María estaba prometida con un hombre llamado José, un joven que también confiaba en Dios. Poco antes de que naciera el bebé, ellos tuvieron que hacer un viaje hasta Belén, su ciudad natal.

Ya era el final del embarazo y se acercaba la hora para el nacimiento de Jesús. En ese tiempo no habían tantos hospitales como hoy. Ellos comenzaron a buscar un lugar donde hospedarse, pero la ciudad estaba llena. No había espacio en la posada (especie de hospedaje o albergue). Intentaron ver si se podían alojar en una casa con alguien que los recibiera y les ofreciera un lugar más cómodo para cuando llegara el bebé. ¡Pero no consiguieron nada!

María y José no encontraban lugar para quedarse.
Imagen de Good News Productions International and College Press Publishing

El único lugar que encontraron para estar con el bebé Jesús fue una vaqueriza. Ese lugar, llamado también establo o corral, es donde los animales de la granja van a comer, beber agua y descansar. María tuvo a su bebé allí, lo envolvió en algunos pañales y lo colocó para dormir en un pesebre (cajón) bien calentito.

María envuelve a Jesús en pañales
Imagen de Good News Productions International and College Press Publishing

¡Tan simple y a la misma vez, tan maravilloso! Un momento de gran importancia para todo el mundo. ¡Jesucristo, el Salvador del mundo había nacido! Los ángeles cantaban en los cielos:

Gloria a Dios en las alturas,
y en la tierra paz a los que gozan de su buena voluntad.
(Lucas 2:14)

Los ángeles anunciando el nacimiento de Jesús. ¡Gloria a Dios en las alturas!
Imagen de Good News Productions International and College Press Publishing

El bebé Jesús recibió algunas visitas: unos pastores que oyeron a los ángeles, y unos magos. En el cielo apareció una gran estrella brillante que condujo a los magos por un largo camino desde oriente hasta el lugar donde estaba el niño Jesús. Ellos fueron allá para adorar a Jesús y para entregarle unos regalos. ¡Así fue la primera Navidad! Jesús trajo vida, paz y luz al mundo a través de la esperanza de salvación.

Lo que aprendemos con la historia del nacimiento de Jesús

¡Jesús nació para ayudar a todas las personas! El mundo estaba totalmente oscuro y triste, lejos de Dios por causa de los errores y la maldad de todos. Pero Dios nos amó tanto que envió a su Hijo Jesús para que trajera luz y nos ayudara a hacer lo correcto y a andar por el camino recto. Por eso, todos los que creen en Jesús pueden llegar a ser personas mejores que escaparán del castigo final. ¡Dale lugar a Jesús en tu corazón! Él es el regalo más grande y mejor del mundo. ¡Jesús es la riqueza más grande del universo!

7. Jesús sana a un paralítico

Texto bíblico: Lucas 5:17-26

¿Tienes buenos amigos?

Probablemente sí. Pero si de verdad fueran buenos contigo, te ayudarían a acercarte cada vez más a Jesús. Esta historia bíblica de Lucas 5:17-26, habla sobre un hombre que era paralítico y tenía 4 buenos amigos. No sabemos pormenores tales como sus nombres, sus historias personales, o como llegaron a ser amigos. Sí sabemos que ellos experimentaron un gran milagro juntos. ¡Creyeron en el poder de Jesús para curar y transformar las situaciones difíciles y vivieron una gran aventura!

Cierto dia, Jesús estaba enseñando y entre los oyentes estaban unos fariseos (líderes judíos) y maestros de la ley que habían venido de diferentes regiones da Galilea, Judea y Jerusalén. El poder de Dios estaba con Jesús para sanar.

De momento, llegaron unos hombres cargando una camilla en la que traían a un paralítico. Ellos intentaron pasar para colocarlo delante de Jesús, pero había tanta gente en la casa que no lograban ni siquiera entrar por la puerta.

Amigos con el paralítico en la camilla.
Imagen de John Paul Stanley / YoPlace.com.

Como no podían acercarse por causa de la multitud, subieron y abrieron un agujero entre las tejas. Bajaron por ahí, con la camilla que llevaba a su amigo enfermo.

Amigos bajando al paralítico por un hueco en el techo.
Imagen de John Paul Stanley / YoPlace.com.

Finalmente, lograron llegar al medio, delante de Jesús. Al ver la fe de ellos, Jesús le dijo al paralítico: «Amigo, tus pecados quedan perdonados». Pero los doctores de la ley y los religiosos que estaban allí comenzaron a pensar: «¿Y este qué, se cree igual a Dios? Solo Dios puede perdonar los pecados.»

Jesús, sabía lo que estaban pensando y les dijo: — ¿Qué es más fácil decir: “Tus pecados te son perdonados”, o “Levántate y anda”? Pues para que sepan que el Hijo del hombre tiene autoridad para perdonar pecados, - le dijo al paralítico -: Levántate, toma tu camilla y vete a tu casa.

Él se levantó inmediatamente y delante de todos, tomó la camilla en la que había estado acostado y se fue para su casa dando gloria a Dios. Todos se quedaron maravillados y empezaron también a alabar a Dios, mientras decían llenos de temor: — ¡Guau! ¡Hoy hemos visto algo extraordinario!

El paralítico ya puede andar porque Jesús lo sanó
Imagen de John Paul Stanley / YoPlace.com.

Lo que aprendemos con la historia del paralítico

Más que sanar nuestro cuerpo, Jesús quiere sanar nuestro corazón enfermo y manchado por el pecado.
Veamos otras cosas importantes que podemos aprender con la sanidad del paralítico:

  1. Jesús es Dios. Él es poderoso para sanar, perdonar pecados y para salvarnos de todo mal.
  2. El milagro más grande que Jesús realiza en el ser humano es la sanidad espiritual. ¡Él nos da la vida eterna!
  3. Jesús es el mejor y más grande amigo que podremos tener en la vida.
  4. Es bueno tener amigos en la fe que nos ayuden en las dificultades y nos acerquen a Jesús.
  5. Debemos glorificar a Dios por el perdón y la salvación que recibimos a través de Jesús.

Otras historias bíblicas que pueden ser de interés: