Oración de la noche: 20 oraciones para antes de dormir


Al final de cada día es bueno tomar un momento para agradecer a Dios por el día que termina y pedir su protección sobre la noche que comienza. Aquí encontrarás una serie de oraciones cortas que podrás usar durante la noche antes de irte a dormir. ¡Que descanses bien!

* Mil gracias, Señor, por este día que termina. Gracias porque estuviste conmigo en todo momento librándome del mal y ayudándome a superar los retos que se me presentaron. Ahora Señor, pido tu bendición sobre esta noche. Pongo todas mis preocupaciones en tus brazos porque sé que cuidas de mí. Ayúdame a descansar confiando en tu cuidado y tu presencia. En el nombre de Jesús, amén.

* Gracias Señor, porque de día o de noche tú eres mi compañero fiel. Gracias porque tú nunca me abandonas, puedo confiar plenamente en ti. Cúbreme con tu paz en esta noche y renueva mis fuerzas con un sueño restaurador, mi Señor y mi Dios. En el nombre de Cristo Jesús, amén.

* Mi amado Señor, son muchas las preocupaciones en mi mente y en mi corazón. ¡Te las entrego todas a ti! Tú eres el Dios todopoderoso que me ama y en ti pongo toda mi confianza. ¡Lléname de tu paz! Ayúdame a descansar y a confiar que todo está bajo tu control. ¡En ti tus hijos estamos seguros! Ayúdame a sentir tu Espíritu Santo en mí y a descansar en tus brazos de amor. En el nombre de Jesús, amén.

* Gracias, Padre, porque tu ángel acampa alrededor nuestro y nos defiende. ¡En ti nos refugiamos mi familia y yo! (Salmo 34:7-8). Grande eres tú, Señor. En esta noche nos acostamos y descansamos sabiendo que tú nos cuidas. Ayúdanos a crecer en nuestra confianza en ti. Ayúdanos a amarte cada día más. Aquieta nuestros corazones y llénanos de tu paz para que podamos dormir y descansar. En el nombre de Jesús, amén.

* Señor amado, pienso en ti y mi corazón se llena de paz. Gracias por tus bendiciones para conmigo y para con mi familia. Gracias por tu cuidado durante este día que está terminando. Sigue con nosotros, Señor, queremos sentir tu presencia. Protégenos en esta noche y ayúdanos a dormir tranquilos. En el nombre de Jesús, nuestro Señor y Salvador, amén.

En mi lecho me acuerdo de ti; pienso en ti toda la noche. A la sombra de tus alas cantaré, porque tú eres mi ayuda. (Salmo 63:6-7)

En mi lecho me acuerdo de ti; pienso en ti toda la noche.
A la sombra de tus alas cantaré, porque tú eres mi ayuda.
(Salmo 63:6-7)

* En este día has estado conmigo y por eso te alabo, Señor. Gracias por la seguridad de tu cuidado, tu ayuda y tu compañía. Ayúdame a descansar bien durante toda la noche, toma el control de mi mente para que solo piense en ti. Te entrego mis preocupaciones y mis anhelos. Cuida de todas las personas que amo. Danos tu paz hoy y siempre. En el nombre de Jesús mi Señor, amén.

* Padre amado, como dice tu Palabra, ahora me acuesto en paz y me duermo porque mi confianza está puesta en ti (Salmo 4:8). Sé que estás conmigo y que me cuidarás durante toda la noche. Gracias porque siempre eres fiel. Te alabo mi Señor y mi Salvador. Amén.

* Señor, perdóname por las cosas que he hecho en este día que no han sido de tu agrado. Quiero andar en rectitud delante ti y de los demás. Recibo tu perdón y tu paz. Ayúdame a descansar con tranquilidad y a permitir que tú limpies mi corazón y me llenes de tu amor. Quiero ser más como tú. Habla a mi corazón mientras duermo y guíame en tu camino recto. Amén.

* Padre, te doy gracias por tu presencia. Gracias porque en este día nos has cuidado a mí y a todas las personas que amo. Te pido que nos protejas durante esta noche. Danos tu paz, Señor. Quita los sueños malos y pon sueños lindos que vengan de ti. En el nombre de Jesús, amén.

* Gracias, Padre Dios, porque tú guardas en perfecta paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera, porque en ti ha confiado (Isaías 26:3). Pienso en ti en este momento y me lleno de paz. ¡Confío en ti, mi Señor amado! Que tu maravillosa paz me ayude a descansar en esta noche. Te amo, mi Señor y mi Dios. Amén.

* Señor amado, ¡qué bendición más grande la de tenerte en mi vida! Gracias porque estás conmigo en todo momento. Hay angustias y preocupaciones en mi mente, pero sé que no las enfrento solo. Tú eres todopoderoso y estás obrando. Me enfoco en ti y en tu gran amor. Descanso en ti y te entrego todos mis temores. Recibo tu toque amoroso y lleno de paz en este momento. Gracias por tu mano llena de ternura que me ayuda a dormir. Te alabo Jesús, amén.

Bendeciré al Señor, que me aconseja; aun de noche me reprende mi conciencia. Siempre tengo presente al Señor; con él a mi derecha, nada me hará caer. (Salmo 16:7-8)

Bendeciré al Señor, que me aconseja; aun de noche me reprende mi conciencia. Siempre tengo presente al Señor; con él a mi derecha, nada me hará caer.
(Salmo 16:7-8)

* ¡Padre, ha sido un día agotador! Gracias porque me has ayudado a terminarlo con las fuerzas que me has dado. Ayúdame a descansar bien en esta noche y a recibir tu consejo mientras duermo. Dejo mis cargas en tus brazos y descanso con la seguridad de tu presencia. Protégenos a mí y a mi familia en esta noche, Señor. Gracias porque sé que seguirás obrando en nosotros y en cada una de nuestras circunstancias. Te amo, Papá. Amén.

* Mi Señor y Padre celestial, en la quietud de la noche examino mi corazón, medito en tu amor y guardo silencio ante ti (Salmo 4:4). ¡No hay nadie como tú! Buenas noches, Señor y gracias porque estás siempre a mi lado. Amén.

* Padre Dios, en tus manos estoy. Que tu Espíritu Santo venga y me llene de paz. Quiero descansar en ti, seguro de que estás conmigo siempre. Te entrego mis ansiedades y recibo tu abrazo. Tú eres mi refugio fuerte. Amén.

* Padre Dios, no quiero acostarme sin darte gracias por tu ayuda en este día. Sé que yo he estado ocupado con muchas cosas, pero también sé que has estado conmigo y me has sostenido. ¡He sentido tu presencia y te lo agradezco! Ahora necesito descansar. Ayúdame a sentir tu abrazo y a estar tranquilo sabiendo que tú cuidas de mí y de los míos. Dejo en tus manos el día de mañana y descanso en ti ahora. Buenas noches, Señor, gracias por acompañarme y cuidarme. Amén.

* Gracias, Padre, porque en ti halla descanso mi alma y de ti viene mi esperanza (Salmo 62:5). En esta noche quiero descansar en ti. Te entrego todos mis problemas y recibo tu paz. Quita cualquier ansiedad que pueda haber en mi corazón y ayúdame a descansar profundamente. Renueva mi esperanza y mi ánimo mientras duermo. En el nombre de Jesús, amén.

* Señor mi Dios, pienso en ti y confío en ti. Ha sido un día fuerte, pero has estado a mi lado, he visto tu mano obrar y te lo agradezco de corazón. Gracias porque me sostienes en medio de mis luchas. Necesito descansar, Señor. Dame tu paz. Concédeme el sueño reparador que necesito. Pongo mi familia y nuestros problemas en tus manos. Gracias porque podré descansar sabiendo que tú estás obrando y que nos concederás la victoria para tu gloria y honra. En el nombre de Jesús, amén.

* ¡Qué bueno eres, mi Señor y mi Dios! He sentido tu compañía y tu amor durante todo este día. Gracias por darme el ánimo necesario para enfrentar los retos que se me presentaron. Ahora te pido mi Dios, que nos bendigas y nos cuides a mí y a mi familia. Guárdanos de todo mal en esta noche. Ayúdanos a descansar bien. Sigue dándonos salud y fuerzas para seguir adelante. En el nombre de Jesús, amén.

* Gracias, Jesús, por tu presencia. Gracias mi Señor, porque me acompañas en todo momento. En tus manos están mis días y mis noches. ¡Ese es el lugar más seguro! Dormiré tranquilo porque estás conmigo. En tu nombre, amén.

* Bueno eres tú, mi Señor y mi Dios. Gracias por ayudarme en este día y cada día. Gracias porque contigo tengo esperanza eterna. Ayúdame a descansar cada noche en tus brazos, en tus promesas y en tu amor. Concédeme dulces sueños y llena mi corazón de tu paz. Amén.

Artículos que podrían interesarte: