El significado de la oración del Padre nuestro


La oración del Padre nuestro es, con mucha probabilidad, la oración más conocida y repetida entre los cristianos. Se encuentra en dos de los evangelios, específicamente en Mateo 6:9-13 y Lucas 11:2-4. Ahí podemos ver que Jesús usó esa oración como ejemplo para enseñar a sus discípulos cómo orar.

Al mirar este modelo de oración vemos que la oración que agrada a Dios es una que es sencilla y sincera. Debe salir de lo profundo del corazón y expresar lo que inquieta nuestro ser. Al orar debemos reconocer el poder, la grandeza de Dios y también la necesidad que tenemos de él y de que intervenga en nuestras vidas.

El Padre nuestro

Padre nuestro que estás en el cielo,
santificado sea tu nombre,
venga tu reino,
hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan cotidiano.
Perdónanos nuestras deudas,
como también nosotros hemos perdonado a nuestros deudores.
Y no nos dejes caer en tentación,
sino líbranos del maligno,
porque tuyos son el reino y el poder y la gloria para siempre.
Amén.
(Mateo 6:9-13)

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre, venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan cotidiano. Perdónanos nuestras deudas, como también nosotros hemos perdonado a nuestros deudores. Y no nos dejes caer en tentación, sino líbranos del maligno, porque tuyos son el reino y el poder y la gloria para siempre. Amén. (Mateo 6:9-13)

1. Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre

La oración del Padre nuestro comienza reconociendo que hablamos con Dios, nuestro Padre. ¡Somos parte de su gran familia! Como somos sus hijos, podemos hablar directamente con él sin necesidad de intermediarios. Nuestro Padre amado nos escucha y podemos acercarnos a él con toda confianza en cualquier momento (Hebreos 4:16).

Aun así, nuestra actitud ante él debe ser humilde y de alabanza, reconociendo su grandeza y su santidad. ¡No hay nadie como nuestro Dios! Él es santo, santo, santo (Isaías 6:3). Llenos de esa convicción, expresamos el anhelo de que toda la humanidad reconozca la santidad de su nombre y que experimente el deseo de exaltarle y glorificarle.

2. Venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo

Luego, reconocemos a Dios como nuestro Rey. Donde Dios reina las cosas son mucho mejores de lo que podemos imaginar. Su reino es uno de justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo (Romanos 14:17). ¿Cómo no va a ser lo mejor para nosotros que venga su reino? Dios sabe lo que nos conviene en cada momento y en medio de cualquier situación. Debemos aprender a someternos a su voluntad confiando plenamente en su bondad.

Con esta frase expresamos la certeza de la seguridad y protección que ofrecen sus brazos de amor. Sabemos que su reino y su voluntad son lo mejor para nuestras vidas y para toda la humanidad. ¡Y esa confianza llena nuestros corazones de paz!

3. Danos hoy nuestro pan cotidiano

Al orar el Padre nuestro reconocemos que Dios es quien suple nuestras necesidades diarias. A la misma vez aprendemos que está bien mencionar nuestras necesidades ante Dios en oración. Podemos pedir por el pan diario, que Dios supla nuestras necesidades básicas y específicas del día. Nuestras peticiones también deben incluir las necesidades de nuestros hermanos y de toda la humanidad. Nuestro deseo debe ser que todos tengamos alimento, sustento y techo.

Debemos recordar que nuestra provisión viene de Dios y estar contentos con lo que él nos da. Por ejemplo, él es quien nos concede la salud y las fuerzas para poder trabajar y así tener suficiente dinero para comprar el pan de cada día. Todo lo que tenemos es por la gracia de Dios, no olvidemos ser humildes y agradecidos.

4. Perdónanos nuestras deudas, como también nosotros hemos perdonado a nuestros deudores

Llega el momento de reconocer nuestros errores y pedir perdón a Dios. Solo él nos perdona completamente, restaura nuestros corazones y nos da la oportunidad de un nuevo comienzo.

Es precisamente en este momento y con esta actitud que debemos examinar nuestros corazones para ver cuál ha sido nuestra disposición a perdonar aquellos que han cometido faltas contra nosotros. ¿Los hemos perdonado? ¿Hemos mostrado la misma misericordia y gracia que Dios ha tenido para con nosotros?

Porque, si perdonan a otros sus ofensas, también los perdonará a ustedes su Padre celestial. Pero, si no perdonan a otros sus ofensas, tampoco su Padre les perdonará a ustedes las suyas.
(Mateo 6:14-15)

Aprende más sobre el perdón

5. Y no nos dejes caer en tentación, sino líbranos del maligno

Porque tuyos son el reino y el poder y la gloria para siempre. Amén.
(Mateo 6:13)

Somos humanos y podemos ser débiles, pero Dios no nos deja solos en nuestra lucha frente a las tentaciones y el mal. Él está con nosotros y él es más poderoso que el maligno. En Dios, y en la armadura que él nos provee, tenemos la verdadera protección frente a las artimañas del enemigo (Efesios 6:10-13). Dios pelea por nosotros y en él tenemos la victoria final.

Cómo usar la armadura de Dios

Todas nuestras oraciones deben honrar y glorificar a Dios porque a él le pertenecen "el reino y el poder y la gloria para siempre". No vencemos al maligno ni perdonamos ni obtenemos lo que necesitamos sin la intervención de nuestro Dios. Nuestras vidas están en sus manos (Salmo 31:14-16) y es gracias a nuestro Padre Dios que estamos donde estamos hoy. ¡No dejemos de glorificar a nuestro Señor con nuestras oraciones, nuestras alabanzas y con todo nuestro ser!