5 prédicas cristianas escritas impactantes


La Palabra de Dios es una fuente inagotable de sabiduría, alimento espiritual y vida. Por eso, hemos preparado una serie con 5 prédicas bíblicas impactantes que te bendecirán y te inspirarán en áreas importantes de la vida. Mientras más conocemos la Biblia más riquezas descubrimos, por lo que nuestra fe se fortalecerá y estaremos más animados.

1. Prédica sobre la fe

Tema: La fe es la fuerza vital del cristiano

Objetivo: Animar a los creyentes a vivir por fe en Cristo

Texto base: Hebreos 10:38

Pero mi justo vivirá por la fe.
Y, si se vuelve atrás,
no será de mi agrado
(Hebreos 10:38)

Introducción

¿Qué mueve tu vida en este mundo? Muchos viven para una carrera, un sueño, fama, amasar riquezas, etc. Sea lo que sea lo que impulse tu vida, se convertirá en tu prioridad diaria moldeando tu voluntad y tu carácter. Piénsalo: si tu "razón" de vivir es falible, tarde o temprano te sentirás frustrado.

¿Qué significa vivir por la fe?

Vivir por la fe es tener confianza plena y constante en Dios como alguien sin quien no podemos vivir. La Biblia da esta opción de vida totalmente contraria a lo que normalmente ofrece el mundo. El mundo fomenta la autosuficiencia, la dependencia de los recursos materiales y el apego a las garantías humanas. Pero si tu vida depende de las cosas, de las personas, o incluso de tu fuerza, inteligencia o salud, tarde o temprano te encontrarás sin nada de eso.

Por supuesto, todas nuestras habilidades son importantes y pueden impulsarnos para que alcancemos muchas cosas en la vida. Pero, ¿y si un día te faltan todas esas cosas? Recuerda lo que le sucedió a Job... ¿Qué te mantendrá en la vida? ¡Solo Dios! Pero necesitarás creer en él con todas tus fuerzas.

La frase «el justo vivirá por la fe» aparece en otros 3 pasajes bíblicos: Romanos 1:17, Gálatas 3:11 y Habacuc 2:4. En esta última referencia se hace una distinción nítida entre el modo de vivir del insolente y el del justo:

El insolente no tiene el alma recta,
pero el justo vivirá por su fe.
(Habacuc 2:4)

La fe te mantiene de pie aunque parezca que el suelo ha desaparecido bajo tus pies. La fe en Cristo te sostiene cuando las fuerzas disminuyen y cuando la oscuridad limita tu visión. Decide vivir por fe mientras vivas, pase lo que pase. ¡No negocies tu fe! Deja que ella moldee tu carácter y guíe tus decisiones todos los días. ¡Vive por fe!

Justos que vivieron por fe

  • Abraham - Considerado el padre en la fe de todos los que creen (Génesis 17:4). Todas las familias de la tierra son bendecidas por medio de su descendiente, Jesús, (Génesis 22:18). Abram fue llamado a una tierra que no conocía y comenzó su caminar con Dios. Creyó en él (Génesis 15:6) y lo obedeció estando dispuesto a ofrecer lo que más amaba. En tu vida puede que tengas que dar un primer paso de fe ante una situación nueva o desconocida. Pero vale la pena caminar por la fe en el Señor.
  • Noé - Este hombre y su familia pasaron cerca de 100 años construyendo un gran barco confiando totalmente en Dios y en su Palabra. Por la fe en la bondad de Dios (Génesis 6:8), Noé obedeció al Señor en todo lo que él le dijo (Génesis 7:5). En medio de una sociedad corrupta, Noé andaba con Dios y por la gracia del Señor, Noé fue salvo por la fe juntamente con su familia. Sigue firme en la Palabra del Señor, aunque el mundo que te rodea viva bajo patrones diferentes y contrarios a la voluntad de Dios. ¡Vale la pena ser fiel hasta el fin!
  • Job - Es el ejemplo más dramático de una persona con una vida impulsada por la fe. Job perdió los recursos y bienes conquistados a lo largo de años de trabajo, perdió empleados y a todos sus hijos en un día. Además de todo ese sufrimiento, él también perdió su salud (Job, capítulos 1 y 2). Si todo eso hubiera sido la razón de la vida de Job, solo le habría quedado maldecir a Dios y morir, que fue el consejo pésimo que le dio su mujer (Job 2:9). Pero este hombre sufridor no pecó contra Dios. Creía que su Redentor vivía, tenía una convicción (fe) y una esperanza futura de que el Señor triunfaría sobre la tierra. Si Job se hubiera descarriado al final, Dios no se hubiera complacido y Job habría perdido la oportunidad de conocer al Señor de manera más personal (Job 42:5-6). No renuncies a tu verdadera fe en el Señor Jesucristo aunque parezca que estás perdiendo todo lo más preciado de la vida. ¡Haz de Dios tu mayor tesoro! Encuentra en él tu fuente de fe, fuerza y esperanza para vivir.

Yo sé que mi redentor vive, y que al final triunfará sobre la muerte. (Job 19:25)

Yo sé que mi redentor vive,
y que al final triunfará sobre la muerte.
(Job 19:25)

Conclusión de la predicación sobre la fe:

Vivir por la fe puede exigir que renunciemos a otros modos de vida que no están basados en la confianza en Cristo. Creer en las garantías de este mundo que transmiten una falsa sensación de seguridad, solo te causará frustración. La fe es la fuerza que te impulsará a seguir adelante aun cuando parezca que todo está por desmoronarse. A pesar de las adversidades que tengas que enfrentar, cree que Jesús es el Redentor vivo que te ayuda en las aflicciones y sostiene tu fe.

2. Prédica sobre la oración

Tema: Regalos de la oración

Objetivo: Motivar a la práctica de una vida de oración, realzando lo bondadoso que es Dios y que siempre responde a las oraciones.

Texto base: 1 Crónicas 4:9-10

Jabes fue más ilustre que sus hermanos. Su madre le llamó Jabes, diciendo: “Porque lo di a luz con dolor”. Y Jabes invocó al Dios de Israel diciendo: “¡Oh, si realmente me dieras bendición y ensancharas mi territorio, y tu mano estuviera conmigo y me libraras del mal, de modo que no tuviera dolor!”. Y Dios le concedió lo que pidió.
(1 Crónicas 4:9-10)

Introducción

Hace algunos años salió un libro que analizaba este pasaje bíblico y que llegó a ser un libro bastante conocido, «La oración de Jabes». Aunque sabemos poco sobre la vida de este hombre, hay algunas verdades espirituales interesantes en esos dos versículos. Esta oración nos recuerda que Dios escucha las oraciones de sus hijos y le gusta darles regalos.

Jabes era descendiente de Judá (hijo de Israel). La breve nota sobre su vida aparece dentro de la genealogía del patriarca de quien descendieron el rey David y el Señor Jesús. Jabes, que significa «triste» o «el que causa dolor», recibió este nombre porque su madre lo tuvo en medio de mucho sufrimiento. A pesar de su nombre, era un hombre honorable en su familia y temeroso del Señor.

Entendiendo el valor de la oración

La oración es el medio por el cual nos comunicamos con Dios. Si lo consideramos como nuestro Padre celestial y mejor amigo, no dudaremos en pedirle consejos, comunicarle nuestras aflicciones o darle gracias por sus buenas dádivas. Si lo tenemos como nuestro Señor y Maestro, siempre pediremos su dirección, perdón y gracia. Por eso la oración es tan importante para los hijos de Dios. Nos recuerda que el bondadoso Dios de amor está cerca de nosotros y nos ayuda.

La oración de Jabes

Jabes clamó al Señor, Dios de Israel para pedirle:

  • La bendición de Dios - «si realmente me dieras bendición» - Jabes reconocía que Dios es la fuente de todas las bendiciones. Él sabía que solo a través del Señor podía alcanzar la gracia y la bondad para la vida. Él imploró con sinceridad que viniera una bendición real, duradera y permanente de parte del Padre.
  • Ampliación de las fronteras - «ensancharas mi territorio» - Él sabía también que del Señor vienen la provisión, la prosperidad y el crecimiento. Todas las cosas en la tierra y en el cielo, le pertenecen al Señor. Jabes pidió que Dios le diera victoria en sus proyectos bendiciendo sus esfuerzos y ayudándolo en sus limitaciones.
  • La presencia de la mano de Dios - «tu mano estuviera conmigo» - Esto significa desear la presencia activa de Dios contigo. Jabes creía en el Dios vivo y poderoso que actúa. Conocía las obras maravillosas del Señor soberano y creía que podía vivir en la compañía de este Dios amoroso.
  • La protección contra el mal - «me libraras del mal, de modo que no tuviera dolor» - El pedido final de Jabes fue por protección de los efectos del mal. Aunque nació en un contexto de dolor y tenía un nombre que se lo recordaba constantemente, Jabes le pidió a Dios que lo librara del mal. Sabía que cuando pasara por sufrimientos, tristezas y pruebas, contaría con la ayuda del Señor para protegerlo de cualquier daño.

Un regalo en la oración

A través del ejemplo de Jabes y de muchos otros casos en la Biblia, vemos la generosidad de Dios al responder las oraciones. A Dios le gusta dar regalos a sus hijos y contestar sus oraciones (Mateo 7:11). Por eso debemos orar siempre y expresarle nuestra gratitud por sus bondades y su generosidad.

Los dones que se dan a través de la oración son una expresión del amor de Dios por nosotros. Podemos reflejar ese amor amando a otras personas, enriqueciendo sus vidas con los dones que hemos recibido. Podrás usar los dones y talentos, los regalos que Dios te ha dado, para bendecir a tu familia, conocidos y hasta a personas que no conoces. Así verás la multiplicación de los dones de Dios sobre todo lo que puedes aportar.

Oren sin cesar. (1 Tesalonicenses 5:17)

Oren sin cesar.
(1 Tesalonicenses 5:17)

Conclusión de la predicación sobre la oración:

Da gracias a Dios por la bendición de poder hablar con él y obtener respuestas a través de la oración. Dios se complace en oírnos y en responder cuando le pedimos conforme a su voluntad (1 Juan 5:14):

  • Dale gracias por su bondad constante y su generoso amor que nos da mucho más de lo que pedimos o pensamos.
  • ¡Ora sin cesar! (1 Tesalonicenses 5:17)
  • Reconoce, como lo hizo Jabes, que solo Dios puede conceder todas las bendiciones que necesitas.
  • Pide la presencia del Señor a tu lado todos los días. Decide no ir solo por la vida...
  • Ora y pídele al Señor que te libre del mal. Él es Dios defensor - (Mateo 6:9-13; Salmo121).
  • Comparte con otros las bendiciones recibidas en oración. Por ejemplo, si Dios te concede un empleo y los recursos materiales, dona, ofrenda, ayuda a alguien con necesidad. Si Dios te ha dado una familia unida y bendecida, pueden orar en familia y bendecir a otros que no tienen esa bendición. Si Dios te ha dado salud, usa tus fuerzas y tu buena disposición para visitar y orar por los enfermos. Si Dios te da sabiduría, habilidades e inteligencia, usa esos dones para que otros sean beneficiados: enseña a niños carentes a jugar futbol o a tocar un instrumento, a hacer buen uso de los recursos informáticos, a bordar, pintar, a hablar inglés, matemática, a cocinar, etc.

Aprendamos en oración a llevar nuestros pedidos, nuestros sueños y aflicciones delante de Dios confiando siempre en su bondad.

3. Prédica sobre la vida cristiana

Tema: La espiritualidad cristiana

Objetivo: Mostrar que la espiritualidad cristiana se debe vivir teniendo en cuenta lo que la Biblia enseña sobre la experiencia de vida con Dios.

Texto base: Gálatas 5:25

Ahora que vivimos en el Espíritu, andemos en el Espíritu.
(Gálatas 5:25)

Idea central: Vivir la vida cristiana de forma práctica en conformidad con la Palabra de Dios

Introducción

La espiritualidad cristiana se traduce en la búsqueda de una existencia cristiana verdadera y satisfactoria. Implica la unión de la relación con Dios a través de su Espíritu Santo, con toda la práctica de la vida basada en la fe cristiana.

El pecado original destruyó la relación vertical, mi relación con Dios, y la horizontal, mi relación con el prójimo. En Jesucristo tenemos el puente para cruzar ese abismo, amando a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos. La verdadera espiritualidad es la manifestación de esas relaciones restauradas por la reconciliación de Cristo y la obra de su Espíritu Santo. De esa forma no viviremos una religión de apariencias, enyesada y vacía, sino una vida transformada que actúa en espíritu y en verdad.

La espiritualidad en la vida cristiana

Vivir la espiritualidad cristiana envuelve algunos principios importantes que veremos a continuación.

Tener la vida de Cristo en nosotros

He sido crucificado con Cristo, y ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí. Lo que ahora vivo en el cuerpo, lo vivo por la fe en el Hijo de Dios, quien me amó y dio su vida por mí.
(Gálatas 2:20)

Vivir en santidad - Las disciplinas espirituales (Colosenses 3:1-17)

Por lo tanto, como escogidos de Dios, santos y amados, revístanse de afecto entrañable y de bondad, humildad, amabilidad y paciencia.
(Colosenses 3:12)

Vivir bajo la dirección del Espíritu de Dios (Romanos 8:14-39)

Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios son hijos de Dios.
(Romanos 8:14)

Desarrollar y fortalecer la relación con Dios

¿Cómo sabemos que permanecemos en él, y que él permanece en nosotros? Porque nos ha dado de su Espíritu..
(1 Juan 4:13)

Comunión con la comunidad cristiana y con el prójimo

Considerémonos los unos a los otros para estimularnos al amor y a las buenas obras. No dejemos de congregarnos, como algunos tienen por costumbre; más bien, exhortémonos, y con mayor razón cuando vemos que el día se acerca.
- Hebreos 10:24-25

Realidades espirituales

  1. Dios es espíritu - «Dios es espíritu, y quienes lo adoran deben hacerlo en espíritu y en verdad.» (Juan 4:24)
  2. La espiritualidad debe unir el corazón, la mente y las acciones (fuerzas) - «Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con todas tus fuerzas.» (Deuteronomio 6:5)
  3. Debe producirse el fruto del Espíritu - «En cambio, el fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, humildad y dominio propio. No hay ley que condene estas cosas.» (Gálatas 5:22-23).
  4. Dios renueva y sustenta nuestro espíritu - «Crea en mí, oh Dios, un corazón puro y renueva un espíritu firme
    dentro de mí.» (Salmo 51:10)

Crea en mí, oh Dios, un corazón puro y renueva un espíritu firme dentro de mí. (Salmo 51:10)

Aplicación - La espiritualidad en la práctica

Practicar la devoción cristiana es una elección intencional, personal e intransferible. Nadie puede hacerlo por ti. Se trata de aproximarse de forma afectiva a Dios a través de Jesucristo. Es como profundizar una buena amistad: requiere tiempo, sinceridad y fidelidad.

La vida devocional del cristiano debe envolver algunas disciplinas espirituales que le ayudarán en su andar con el Señor:

  • La oración - 1 Tesalonicenses 5:17
  • La lectura de la Biblia
  • El silencio, tomar tiempo a solas con Dios (desconectarse del mundo externo e interno)
  • El ayuno, abstenerse de prácticas automatizadas (adictivas)
  • Contribuir, dar ofrendas y limosnas
  • La meditación bíblica, llenarse de la Palabra (es diferente de la meditación oriental)

4. Prédica sobre la familia

Tema: Dios es especialista en restauración

Objetivo: Enseñar que Dios puede restaurar familias

Texto base: Salmo 80:19

Restáuranos, Señor Dios Todopoderoso; haz resplandecer tu rostro sobre nosotros, y sálvanos. (Salmo 80:19)

Restáuranos, Señor Dios Todopoderoso;
haz resplandecer tu rostro sobre nosotros, y sálvanos.
(Salmo 80:19)

Introducción

El trabajo de restauración es siempre complicado y lento. Muchas obras de arte demoran meses y a veces años hasta volver a tener sus características originales. Pero, aun con toda la dificultad que la restauración puede acarrear, vale la pena invertir en la renovación y rehabilitación de algo que es valioso.

1. Tu familia es preciosa a los ojos de Dios

La familia es un proyecto antiguo (y actual) de Dios. Él la instituyó desde el principio (Génesis 2:18-25) y por eso es tan valiosa. La familia es la cuna de la sociedad y es donde aprendemos las bases para la convivencia y el amor. Desafortunadamente, la familia también es atacada por los enemigos de Dios, por eso vemos tantas familias desgastadas, arruinadas y desmoronadas. ¡Pero Dios quiere restaurar tu hogar!

2. Dios es especialista en restaurar hogares rotos

En la Biblia vemos un sinnúmero de historias de restauración realizadas por Dios en vidas individuales y en familias. Dios hace todo nuevo. Él reforma familias y reconstruye sueños:

  • Job - La historia de un hombre temeroso de Dios demuestra cómo un torbellino de sufrimientos puede destruir nuestras familias y nuestros sueños. Pero el Señor intervino en su historia y restauró la fortuna de Job (Job 42:10-17), trajo comunión con su familia y amigos, le dio otros hijos y una larga vida.
  • Noemí - Esta mujer sufrió también una dura pérdida. Estando lejos de su tierra natal, perdió a su marido y a sus dos hijos (Rut 1:1-5). Pero Dios siempre mantiene un hilo de esperanza: Rut adoptó a su suegra con amor. Y así, Dios concedió una nueva familia de cuyo linaje vendrían reyes y el mismo Redentor del universo: Jesús.
  • María y Juan - Jesús cuidó de su madre y de su discípulo amado (Juan 19:26-27). Incluso en el sufrimiento desde la cruz, dio un nuevo hijo a la que estaba a punto de perder a su primogénito y dio una madre a aquel discípulo que quedaría huérfano de su Señor y Maestro.

3. Sigue creyendo aunque parezca que no hay solución

Aunque estés enfrentando crisis graves en tu familia (desempleo, enfermedad, separación, drogas, peleas, etc.), para Dios no hay nada imposible (Lucas 18:27). El Señor puede traer paz, reconciliación, puertas abiertas, transformación, sanidad, liberación y salvación a tu hogar. Cree en el Señor y búscalo en nombre de tu familia. Como barro en las manos del alfarero, así es nuestra familia en las manos de Dios (Jeremías 18:2-6).

Conclusión de la predicación sobre la familia:

Dios es el Alfarero, el Constructor y Restaurador por excelencia. Cree (Hechos 16:31). ¡Él es el Salvador fiel, y él puede ayudar a que tu familia sea restaurada! Confía tu casa en las sabias y poderosas manos del Padre (Salmo 37:5). Son sus manos las que pueden restaurar y hacer todo nuevo en tu vida y familia. No desprecies tu hogar, sino ora, cuida y vela por tu familia (1 Timoteo 5:8).

5. Prédica para jóvenes

Tema: Jóvenes, ¡no se contaminen!

Objetivo: Motivar a los jóvenes a vivir íntegramente para Dios

Texto base: Daniel 1:1-21

Pero Daniel se propuso no contaminarse con la comida y el vino del rey, así que le pidió al jefe de oficiales que no lo obligara a contaminarse.
(Daniel 1:8)

Introducción

Vivimos en un contexto de amenazas virales, riesgo de contagio de enfermedades, pandemias y brotes endémicos en varias partes del mundo. De alguna manera «viral» también estamos influenciados por muchas ideas y prácticas que no son comunes a nuestro contexto. Las series de televisión, las conversaciones en las redes sociales y las tendencias de los medios de otras culturas se absorben fácilmente a menos que estemos atentos.

Daniel y sus amigos

Este grupo de amigos fue tomado en cautividad cuando todavía eran muy jóvenes y los llevaron a Babilonia. Lejos de su país, de la familia y de sus líderes religiosos, ellos podrían haber asimilado fácilmente la cultura impuesta por los babilonios, sobre todo en las prácticas comunes en la corte real del nuevo país. Pero Daniel y sus amigos tenían cualidades dignas de destacar para muchos jóvenes.

  • Identidad - (usa un documento de identidad como ejemplo: ¿Cuál es la información esencial que contiene un documento de identidad? El nombre - tu nombre está escrito en el libro de la vida. Nombre de los padres - Dios es tu Padre. El lugar de nacimiento - tú tienes una nueva naturaleza en Cristo. Foto o imagen - fuimos hechos a imagen y semejanza de nuestro Creador, no necesitas parecerte a una estrella de la moda, ¡necesitas parecerte más a Cristo!). Daniel y sus 3 amigos sabían bien quienes eran, de dónde venían, para dónde iban y quién era su Dios y Rey. ¿Sabes quién eres? ¿Conoces tu identidad en Dios?
  • Carácter - (se refiere a la integridad, el carácter, la honestidad... es lo que realmente eres cuando no hay nadie a tu alrededor). Esto no tiene nada que ver con la reputación o lo que hace la mayoría de la gente. Aquellos jóvenes tenían buen carácter, mantenían la misma norma que cuando estaban al frente de su comunidad: eran sinceros en su fe. Fueron honestos en agradar a Dios, incluso cuando todos pensaban solo en ellos mismos y en agradar al rey pagano.
  • Elecciones - (en la vida todo es una cuestión de elección la cual se basa en una decisión personal). Daniel y sus amigos eligieron no contaminarse con la comida y la bebida de ese reino. También decidieron vivir una vida pura y justa en el ambiente corrupto en el que vivían. Cada uno de nosotros puede elegir no contaminarse con el pecado y el patrón del mundo.
  • Compañías - (Puedes citar algunos refranes populares: «Dime con quién andas y te diré quién eres...». Si bien Daniel evitaba las «malas» compañías, tenía buenos amigos a su lado. Ese pequeño grupo de amigos se fortaleció en conjunto, manteniendo las mismas convicciones y fe. Pero si se hubieran unido a jóvenes que consideraban normales las costumbres babilónicas, con seguridad no tendríamos su buen testimonio escrito en la Biblia.
  • El respeto a las autoridades - a pesar de la decisión de no contaminarse, ellos no convirtieron su decisión en una revolución de confrontación, afrentando a los líderes con insultos y agresiones. Respetuosamente, Daniel le preguntó al jefe si podía permanecer sin contaminarse. Dios fue con él y bendijo su humildad y sumisión. Sigan el ejemplo de Cristo, que es manso y humilde de corazón (Mateo 11:29). Los padres, maestros, líderes, policías, jefes, gobernantes, etc., son autoridades. Respeta y honra a las autoridades dadas por Dios sobre tu vida (¡incluso si no estás de acuerdo con ellas!) Ver: Romanos 13:1.

¿Qué es lo que contamina?

El pecado. Este es el peor de todos los virus que ha entrado en nuestras vidas y nos corrompe por completo. Jesús explicó lo que contamina al hombre (Mateo 15:18-20). ¡Mantente atento! Hay muchas formas de propagar este mal, pero debes saber que hay una parte suya dentro de ti. Todos necesitamos la sanidad ofrecida por Dios a través de Jesucristo.

¿Cómo puedes combatir esa enfermedad?

Confiesa, arrepiéntete y apártate (Proverbios 28:13). José tuvo que huir para no pecar contra Dios (Génesis 39:9-12). Tal vez tú necesitas huir, desligarte o alejarte de lo que te hace pecar. Lucha con las armas que Dios te dio para vencer el pecado (Efesios 6:11-17). Si hay algo en tu vida que te lleva a pecar, arráncalo y aléjate hoy mismo (Mateo 5:29-30). No seas insensible, no ignores las advertencias (Efesios 4:19-32). ¡Combate el virus del pecado! Esfuérzate en parecerte más a Cristo. Cuando estés en medio de una situación difícil, intenta imaginarte lo que haría Jesús si estuviera en tu lugar.

Les he escrito a ustedes, jóvenes, porque son fuertes, y la palabra de Dios permanece en ustedes, y han vencido al maligno. (1 Juan 2:14b)

Les he escrito a ustedes, jóvenes,
porque son fuertes,
y la palabra de Dios permanece en ustedes,
y han vencido al maligno.
(1 Juan 2:14b)

Conclusión de la prédica para jóvenes:

A través del ejemplo de Daniel y sus amigos vemos el modo en el que el joven puede mantenerse firme sin contaminarse. Según la Biblia hay solo una forma: «¿Cómo puede el joven llevar una vida íntegra? Viviendo conforme a tu palabra.» - Salmo 119:9).

Serás fuerte si permaneces firme en la Palabra de Dios y así vencerás el mal. Esfuérzate en seguir la receta que te dan las Escrituras aprendiendo a parecerte a Cristo cada día más. Él es la cura contra el mayor mal del mundo (1 Pedro 2:24).

Otros artículos que podrían ser de interés: