Salmo 23:4 - Atravesando el valle de sombra de muerte


¿A qué se refería David cuando habló sobre el valle de sombra de muerte? ¿Dónde está ese lugar? La verdad es que el valle mencionado en el Salmo 23:4 no es un sitio físico. Ese valle puede ser un tiempo de depresión, una enfermedad, una situación opresora u otras adversidades.

A nadie le gusta pasar por ese valle, a todos nos gustaría vivir una vida dulce, tranquila y sin percances. Pero la realidad es que en nuestro recorrido por la vida, llegarán momentos en los que no lo podremos evitar y tendremos que atravesarlo. ¿Lo haremos solos o de la mano del Señor?

Aunque ande en valle de sombra de muerte no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo. (Salmo 23:4a, versión Reina Valera Actualizada)

Aunque ande en valle de sombra
de muerte
no temeré mal alguno,
porque tú estarás conmigo.
(Salmo 23:4a, versión Reina Valera Actualizada)

En geografía, el valle es la zona más baja de una región, una especie de depresión geográfica. El valle se encuentra siempre rodeado de montañas, colinas o sitios altos. Si lo analizamos de una forma más poética podemos entender el valle como un sitio encerrado y desfavorable que nos hace sentir atrapados.

David tenía la certeza de que aun pasando por las peores situaciones - hasta el peligro de muerte - su fe y su confianza en Dios aliviaban su temor y le ayudaban a atravesar el tiempo de prueba. Podemos aprender con él que en esta vida no estaremos en la cima de la montaña en todo momento. Llegarán situaciones difíciles y tendremos que atravesar el valle de sombra de muerte. ¿Cómo lo haremos?

Las 2 maneras posibles de atravesar el valle:

  • Solo y vulnerable ante los obstáculos y trampas que ese valle ofrece.
  • Con Dios, fortaleciendo y expandiendo tu fe, experimentando la extraordinaria provisión divina frente a las dificultades.

Es en medio de estos valles que es probada nuestra fe y la presencia de Dios es más evidente. David sabía esto pues durante su vida él pasó por muchos valles. Sin embargo, en medio de todos ellos él experimentó la protección, el cuidado y el amor de Dios.

El inicio del salmo 23 es uno muy conocido. Dice: «El Señor es mi pastor, nada me falta». ¡Confía en Dios! Aunque estés pasando por el valle de sombra de muerte, el Señor sigue siendo tu pastor amado que te cuida y te protege ante los peligros. ¡Él no te abandonará jamás, su presencia irá contigo siempre!

La importancia de la vara y el cayado

El rey de Israel, que había sido pastor, se veía como una oveja delante de Dios. En la segunda parte del versículo 4 del salmo 23, David reconoció la importancia de la corrección y la instrucción del Señor.

Tu vara y tu cayado me infundirán aliento. (Salmo 23:4b, versión Reina Valera Actualizada)

Tu vara y tu cayado
me infundirán aliento.
(Salmo 23:4b, versión Reina Valera Actualizada)

La vara y el cayado son dos elementos de trabajo de un pastor de ovejas. David había sido pastor y sabía muy bien para qué servían esos dos objetos. Pero, ¿cuál es el significado de la vara y el cayado en la Biblia?

  • La vara servía para proteger las ovejas de posibles ataques, contar el rebaño y corregir las ovejas. La vara en la Biblia está ligada a la disciplina y es citada varias veces dentro de ese contexto.
  • El cayado servía para guiar a las ovejas, para dar dirección al rebaño. En este salmo ambas cosas señalan hacia la protección, la disciplina y el cuidado que Dios tiene hacia los suyos.

Aun siendo pastor y rey, David se veía como una oveja delante de Dios. Él sabía que necesitaba de los cuidados, la disciplina y la orientación que el Señor le podía ofrecer. Su corazón estaba abierto y dispuesto para recibir todo lo que Dios le quería dar y enseñar.

Cuando es Dios quien guía nuestros pasos, no hay valle demasiado peligroso en el cual él no nos pueda acompañar. No hay que temer, podemos confiar porque Dios tiene el control. Seguros en sus brazos podremos atravesar el valle de las sombras rumbo a la maravillosa luz.

¡Recuerda que NO ESTÁS SOLO! El Señor es tu pastor.

Aprende más sobre lo que significa el Salmo 23.

Otros artículos que podrían ser de interés: