Salmo del Día

Un Salmo bíblico diario para inspirar y mejorar tu día.

Salmo de Hoy

Aplaudan, pueblos todos; aclamen a Dios con gritos de alegría.

¡Cuán imponente es el Señor Altísimo, el gran rey de toda la tierra!

Sometió a nuestro dominio las naciones; puso a los pueblos bajo nuestros pies;

escogió para nosotros una heredad que es el orgullo de Jacob, a quien amó. Selah

Dios el Señor ha ascendido entre gritos de alegría y toques de trompeta.

Canten salmos a Dios, cántenle salmos; canten, cántenle salmos a nuestro rey.

Dios es el rey de toda la tierra; por eso, cántenle un salmo solemne.

Dios reina sobre las naciones; Dios está sentado en su santo trono.

Los nobles de los pueblos se reúnen con el pueblo del Dios de Abraham,

Salmo 47

Salmo de Ayer

¡El Señor es rey! ¡Regocíjese la tierra! ¡Alégrense las costas más remotas!

Oscuros nubarrones lo rodean; la rectitud y la justicia son la base de su trono.

El fuego va delante de él y consume a los adversarios que lo rodean.

Sus relámpagos iluminan el mundo; al verlos, la tierra se estremece.

Ante el Señor , dueño de toda la tierra, las montañas se derriten como cera.

Los cielos proclaman su justicia, y todos los pueblos contemplan su gloria.

Sean avergonzados todos los idólatras, los que se jactan de sus ídolos inútiles. ¡Póstrense ante él todos los dioses!

Señor , por causa de tus juicios Sión escucha esto y se alegra, y las ciudades de Judá se regocijan.

Porque tú eres el Señor Altísimo, por encima de toda la tierra. ¡Tú estás muy por encima de todos los dioses!

El Señor ama a los que odian el mal; él protege la vida de sus fieles, y los libra de manos de los impíos.

La luz se esparce sobre los justos, y la alegría sobre los rectos de corazón.

Alégrense en el Señor , ustedes los justos, y alaben su santo nombre.

Salmo 97

Salmo de Anteayer

Cuídame, oh Dios, porque en ti busco refugio.

Yo le he dicho al Señor : «Mi Señor eres tú. Fuera de ti, no poseo bien alguno».

En cuanto a los santos que están en la tierra, son los gloriosos en quienes está toda mi delicia.

Aumentarán los dolores de los que corren tras otros dioses. ¡Jamás derramaré sus sangrientas libaciones, ni con mis labios pronunciaré sus nombres!

Tú, Señor , eres mi porción y mi copa; eres tú quien ha afirmado mi suerte.

Bellos lugares me han tocado en suerte; ¡preciosa herencia me ha correspondido!

Bendeciré al Señor , que me aconseja; aun de noche me reprende mi conciencia.

Siempre tengo presente al Señor ; con él a mi derecha, nada me hará caer.

Por eso mi corazón se alegra, y se regocijan mis entrañas; todo mi ser se llena de confianza.

No dejarás que mi vida termine en el sepulcro; no permitirás que sufra corrupción tu siervo fiel.

Me has dado a conocer la senda de la vida; me llenarás de alegría en tu presencia, y de dicha eterna a tu derecha.

Salmo 16