Salmo del Día

Un Salmo bíblico diario para inspirar y mejorar tu día.

Salmo de Hoy

Bendeciré al Señor en todo tiempo; mis labios siempre lo alabarán.

Mi alma se gloría en el Señor ; lo oirán los humildes y se alegrarán.

Engrandezcan al Señor conmigo; exaltemos a una su nombre.

Busqué al Señor , y él me respondió; me libró de todos mis temores.

Radiantes están los que a él acuden; jamás su rostro se cubre de vergüenza.

Este pobre clamó, y el Señor le oyó y lo libró de todas sus angustias.

El ángel del Señor acampa en torno a los que le temen; a su lado está para librarlos.

Prueben y vean que el Señor es bueno; dichosos los que en él se refugian.

Teman al Señor , ustedes sus santos, pues nada les falta a los que le temen.

Los leoncillos se debilitan y tienen hambre, pero a los que buscan al Señor nada les falta.

Vengan, hijos míos, y escúchenme, que voy a enseñarles el temor del Señor .

El que quiera amar la vida y gozar de días felices,

que refrene su lengua de hablar el mal y sus labios de proferir engaños;

que se aparte del mal y haga el bien; que busque la paz y la siga.

Los ojos del Señor están sobre los justos, y sus oídos, atentos a sus oraciones;

el rostro del Señor está contra los que hacen el mal, para borrar de la tierra su memoria.

Los justos claman, y el Señor los oye; los libra de todas sus angustias.

El Señor está cerca de los quebrantados de corazón, y salva a los de espíritu abatido.

Muchas son las angustias del justo, pero el Señor lo librará de todas ellas;

le protegerá todos los huesos, y ni uno solo le quebrarán.

La maldad destruye a los malvados; serán condenados los enemigos de los justos.

El Señor libra a sus siervos; no serán condenados los que en él confían.

Salmo 34

Salmo de Ayer

Responde a mi clamor, Dios mío y defensor mío. Dame alivio cuando esté angustiado, apiádate de mí y escucha mi oración.

Y ustedes, señores, ¿hasta cuándo cambiarán mi gloria en vergüenza? ¿Hasta cuándo amarán ídolos vanos e irán en pos de lo ilusorio? Selah

Sepan que el Señor honra al que le es fiel; el Señor me escucha cuando lo llamo.

Si se enojan, no pequen; en la quietud del descanso nocturno examínense el corazón. Selah

Ofrezcan sacrificios de justicia y confíen en el Señor .

Muchos son los que dicen: «¿Quién puede mostrarnos algún bien?» ¡Haz, Señor , que sobre nosotros brille la luz de tu rostro!

Tú has hecho que mi corazón rebose de alegría, alegría mayor que la que tienen los que disfrutan de trigo y vino en abundancia.

En paz me acuesto y me duermo, porque solo tú, Señor , me haces vivir confiado.

Salmo 4

Salmo de Anteayer

Dice el necio en su corazón: «No hay Dios». Están corrompidos, sus obras son detestables; ¡no hay uno solo que haga lo bueno!

Desde el cielo Dios contempla a los mortales, para ver si hay alguien que sea sensato y busque a Dios.

Pero todos se han descarriado, a una se han corrompido. No hay nadie que haga lo bueno; ¡no hay uno solo!

¿Acaso no entienden todos los que hacen lo malo, los que devoran a mi pueblo como si fuera pan? ¡Jamás invocan a Dios!

Allí los tienen, sobrecogidos de miedo, cuando no hay nada que temer. Dios dispersó los huesos de quienes te atacaban; tú los avergonzaste, porque Dios los rechazó.

¡Quiera Dios que de Sión venga la salvación para Israel! Cuando Dios restaure a su pueblo, se regocijará Jacob; se alegrará todo Israel.

Salmo 53