Salmo del Día

Un Salmo bíblico diario para inspirar y mejorar tu día.

Salmo de Hoy

¡Cuán hermosas son tus moradas, Señor Todopoderoso!

Anhelo con el alma los atrios del Señor ; casi agonizo por estar en ellos. Con el corazón, con todo el cuerpo, canto alegre al Dios de la vida.

Señor Todopoderoso, rey mío y Dios mío, aun el gorrión halla casa cerca de tus altares; también la golondrina hace allí su nido, para poner sus polluelos.

Dichoso el que habita en tu templo, pues siempre te está alabando. Selah

Dichoso el que tiene en ti su fortaleza, que solo piensa en recorrer tus sendas.

Cuando pasa por el valle de las Lágrimas lo convierte en región de manantiales; también las lluvias tempranas cubren de bendiciones el valle.

Según avanzan los peregrinos, cobran más fuerzas, y en Sión se presentan ante el Dios de dioses.

Oye mi oración, Señor Dios Todopoderoso; escúchame, Dios de Jacob. Selah

Oh Dios, escudo nuestro, pon sobre tu ungido tus ojos bondadosos.

Vale más pasar un día en tus atrios que mil fuera de ellos; prefiero cuidar la entrada de la casa de mi Dios que habitar entre los impíos.

El Señor es sol y escudo; Dios nos concede honor y gloria. El Señor brinda generosamente su bondad a los que se conducen sin tacha.

Señor Todopoderoso, ¡dichosos los que en ti confían!

Salmo 84

Salmo de Ayer

¡Sálvame, Señor mi Dios, porque en ti busco refugio! ¡Líbrame de todos mis perseguidores!

De lo contrario, me devorarán como leones; me despedazarán, y no habrá quien me libre.

Señor mi Dios, ¿qué es lo que he hecho? ¿qué mal he cometido?

Si le he hecho daño a mi amigo, si he despojado sin razón al que me oprime,

entonces que mi enemigo me persiga y me alcance; que me haga morder el polvo y arrastre mi honra por los suelos. Selah

¡Levántate, Señor , en tu ira; enfréntate al furor de mis enemigos! ¡Despierta, oh Dios, e imparte justicia!

Que en torno tuyo se reúnan los pueblos; reina sobre ellos desde lo alto.

¡El Señor juzgará a los pueblos! Júzgame, Señor , conforme a mi justicia; págame conforme a mi inocencia.

Dios justo, que examinas mente y corazón, acaba con la maldad de los malvados y mantén firme al que es justo.

Mi escudo está en Dios, que salva a los de corazón recto.

Dios es un juez justo, un Dios que en todo tiempo manifiesta su enojo.

Si el malvado no se arrepiente, Dios afilará la espada y tensará el arco;

ya ha preparado sus mortíferas armas; ya tiene listas sus llameantes saetas.

Miren al preñado de maldad: concibió iniquidad y parirá mentira.

Cavó una fosa y la ahondó, y en esa misma fosa caerá.

Su iniquidad se volverá contra él; su violencia recaerá sobre su cabeza.

¡Alabaré al Señor por su justicia! ¡Al nombre del Señor altísimo cantaré salmos!

Salmo 7

Salmo de Anteayer

Te exaltaré, mi Dios y Rey; por siempre bendeciré tu nombre.

Todos los días te bendeciré; por siempre alabaré tu nombre.

Grande es el Señor , y digno de toda alabanza; su grandeza es insondable.

Cada generación celebrará tus obras y proclamará tus proezas.

Se hablará del esplendor de tu gloria y majestad, y yo meditaré en tus obras maravillosas.

Se hablará del poder de tus portentos, y yo anunciaré la grandeza de tus obras.

Se proclamará la memoria de tu inmensa bondad, y se cantará con júbilo tu victoria.

El Señor es clemente y compasivo, lento para la ira y grande en amor.

El Señor es bueno con todos; él se compadece de toda su creación.

Que te alaben, Señor , todas tus obras; que te bendigan tus fieles.

Que hablen de la gloria de tu reino; que proclamen tus proezas,

para que todo el mundo conozca tus proezas y la gloria y esplendor de tu reino.

Tu reino es un reino eterno; tu dominio permanece por todas las edades. Fiel es el Señor a su palabra y bondadoso en todas sus obras.

El Señor levanta a los caídos y sostiene a los agobiados.

Los ojos de todos se posan en ti, y a su tiempo les das su alimento.

Abres la mano y sacias con tus favores a todo ser viviente.

El Señor es justo en todos sus caminos y bondadoso en todas sus obras.

El Señor está cerca de quienes lo invocan, de quienes lo invocan en verdad.

Cumple los deseos de quienes le temen; atiende a su clamor y los salva.

El Señor cuida a todos los que lo aman, pero aniquilará a todos los impíos.

¡Prorrumpa mi boca en alabanzas al Señor ! ¡Alabe todo el mundo su santo nombre, por siempre y para siempre!

Salmo 145