Señales del fin del mundo en la Biblia


Vivimos en un mundo finito; la Biblia habla sobre el fin de este y detalla las señales que lo precederán. Dios nos exhorta en su palabra a estar alertas, a prepararnos. Entre las cosas que la Biblia menciona que sucederán se encuentra la segunda venida de Cristo, el momento en que Jesús vendrá a buscar a su Iglesia y todos los que hemos puesto nuestra fe en él iremos a vivir con él por la eternidad.

La Biblia también nos dice que en el final de los tiempos las naciones serán juzgadas y sucederán muchas catástrofes, hambres y guerras. Los que hemos creído en Jesús como Dios y Salvador no debemos temer. Tenemos la certeza de una eternidad con nuestro Padre celestial disfrutando de la plenitud de su amor, adorándole por siempre. Pero es importante estar preparados, reconocer los tiempos y exhortar a los que nos rodean a que se acerquen a Dios, acepten su perdón y vivan con la certeza de la salvación. 

Las señales del fin

Hay varios pasajes de la Biblia que nos hablan sobre las diferentes señales que veremos al final de los tiempos. De hecho, hay un libro profético en la Biblia, Apocalipsis, que habla con detalle sobre este tema. En Mateo 24:1-14 Jesús está hablando con sus discípulos sobre las señales del fin y ahí encontramos un buen resumen de aquello en lo que debemos fijarnos. Jesús menciona las diez señales que vemos a continuación.

1. Falsos maestros, falsos Cristos

Mateo 24:5 habla de algunos que anunciarán ser el Cristo y lograrán engañar a muchas personas. Por eso es importante saber que cuando Cristo regrese todo ojo le verá, que será algo repentino y simultáneo.

2. Guerras y amenazas de guerra

Habrá muchas guerras, más que lo que hemos visto jamás. Será difícil que las naciones mantengan la paz y lleguen a acuerdos. 

3. Hambre y terremotos 

Se extenderá por todas partes el hambre debido a las guerras, al aumento de los desastres naturales (terremotos, huracanes) y a los efectos del maltrato de la naturaleza. 

4. Persecución y odio contra los cristianos 

Muchos perderán la vida solo porque aman y sirven a Jesús. Aumentará el odio contra la Iglesia y será muy visible en todas las esferas de la sociedad.

5. Muchos abandonarán la fe

Habrá personas que no soportarán el rechazo y odio contra ellos así que preferirán seguir otras doctrinas o corrientes más aceptadas por la sociedad.

6. Traición y odio 

No habrá lealtad, cada uno buscará su propio bienestar y su protección aunque el precio sea traicionar a los más cercanos. El odio será más que evidente.

7. Falsos profetas que engañarán a muchos 

Surgirán todo tipo de doctrinas que apelarán a la gente y muchos las aceptarán y seguirán.

8. Gran maldad 

Las acciones malignas e injustas se extenderán. Habrá gran cantidad de personas sin escrúpulos ni remordimiento que les impidan causar daño a otras personas.

9. Poco amor 

Los corazones se endurecerán, disminuirá el amor y el deseo de ayudar o cuidar de los demás.

10. Expansión del evangelio por todo el mundo

Se predicará el evangelio en cada rincón del mundo. Las buenas nuevas del evangelio se anunciarán a todos los grupos étnicos que hay alrededor del mundo; y entonces vendrá el fin (Mateo 24:14).

¿Cómo será la segunda venida de Jesús?

Mateo 24:30

Todo el mundo verá cuando Cristo regrese victorioso a buscar a su Iglesia. Al sonido de la trompeta los muertos en Cristo resucitarán, y los vivos serán arrebatados.

El Señor mismo descenderá del cielo con voz de mando, con voz de arcángel y con trompeta de Dios, y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego los que estemos vivos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados junto con ellos en las nubes para encontrarnos con el Señor en el aire. Y así estaremos con el Señor para siempre.
(1 Tesalonicenses 4:16-17)

Nadie sabe la fecha exacta en que esto sucederá, solo Dios Padre sabe el día y la hora (Mateo 24:36). La venida de Cristo será totalmente repentina, «como el relámpago que sale del oriente se ve hasta en el occidente» (Mateo 24:27). Por eso es tan importante que tengamos la certeza de que Cristo es nuestro Señor y Salvador, que hayamos rendido nuestras vidas ante él. De esa forma, esperaremos su segunda venida con gozo y no con temor.

¿Cómo me preparo?

1 Juan 1:9

Si no tienes certeza de salvación ahora es un buen momento para acercarte a Dios y pedir que perdone tus pecados. Él está esperando como Padre amoroso que es y que anhela la reconciliación con sus hijos. Pon tu fe en él, acepta su perdón y comienza a vivir una vida de obediencia y servicio a Dios.

Aprende cómo recibir el perdón de Dios.

Cuando tenemos nuestra fe puesta en Jesús no hay razón por la que debamos temer al futuro. Pase lo que pase sabemos que estamos a salvo en los brazos fuertes y amorosos de nuestro Padre. Nada ni nadie nos arrebatará de él, estamos seguros. Enfoquémonos en vivir de acuerdo con su voluntad, en obediencia y en confianza mientras esperamos su regreso.