Tipos de ayuno que menciona la Biblia


El ayuno dentro del contexto de nuestra relación con Dios debe servir para acercarnos a él. No debe ser por motivos egoístas tales como perder peso, convencer a Dios para que nos conceda algo, o parecer más santos que los demás. Cuando decidimos hacer un ayuno debe ser para acercarnos a Dios, escuchar su voz y crecer en nuestro andar con él.

El ayuno es voluntario. Elegimos ignorar por un tiempo la necesidad física de comer, de beber o de alguna otra cosa. Nos enfocamos en alimentar nuestro espíritu y buscar la presencia de Dios de una forma especial. Por eso es importante que el día del ayuno tengamos nuestra Biblia a mano y estemos en un lugar tranquilo donde podamos hablar libremente con Dios y escucharle sin interrupciones.

La Biblia nos habla de diferentes clases de ayuno que veremos a continuación. Es importante que antes de comenzar cualquier tipo de ayuno, en especial el ayuno total, lo comentemos con nuestro médico y verifiquemos que no afectará adversamente nuestro estado de salud.

4 formas de ayunar que menciona la Biblia

Ayuno total

Este es el ayuno más radical que podemos hacer. En este no se come ni se bebe nada, el cuerpo no recibe ningún tipo de nutriente. En la Biblia encontramos un ejemplo en el capítulo 4 del libro de Ester.

Ve y reúne a todos los judíos que están en Susa, para que ayunen por mí. Durante tres días no coman ni beban, ni de día ni de noche. Yo, por mi parte, ayunaré con mis doncellas al igual que ustedes. Cuando cumpla con esto, me presentaré ante el rey, por más que vaya en contra de la ley. ¡Y, si perezco, que perezca!
(Ester 4:16)

Ester, sus doncellas, Mardoqueo y todos los judíos de la ciudad de Susa estarían tres días y tres noches sin comer ni beber nada antes de que Ester fuera a hablar con el rey. Ella iba a rogar por la vida de su pueblo. Vemos que es un ayuno muy radical pero la situación tan crítica lo ameritaba.

El ayuno total debe hacerse solo por períodos cortos de tiempo, por ejemplo, 6, 12 o 24 horas. Es muy importante no hacer este tipo de ayuno por más de tres días. Se recomienda hacerlo bajo supervisión médica ya que el cuerpo no recibe ningún tipo de nutriente y puede ser peligroso para la salud.

Ayuno con agua 

Este es el tipo de ayuno más conocido. No se come nada pero se puede beber agua. Al permitir hidratarse puede ser un poco más extenso que el ayuno total, pero también es aconsejable consultar con un médico sobre todo si se piensa estar por más de dos días solo con agua.

Se piensa que este fue el ayuno que Jesús hizo por 40 días justo antes de comenzar su ministerio. Los Evangelios mencionan que Jesús dejó de comer y tuvo hambre pero no dicen que tuviera sed. Leemos en el Evangelio de Lucas:

Lucas 4:1-2

Hay personas que deciden incorporar jugos de frutas o agua con gotas de limón al hacer este ayuno.

Ayuno parcial

El ayuno parcial consiste en eliminar solo ciertos alimentos. La idea es comer de forma sencilla para mantener el cuerpo funcionando sin comer en exceso o por placer. En la Biblia encontramos el ejemplo de Daniel, vemos cómo practicó este ayuno durante tres semanas.

Daniel dejó de comer comidas especiales (elaboradas o sabrosas) y carne. También dejó de beber vino. Este ayuno de Daniel es muy conocido y seguido ya que es menos radical. Es más fácil para personas que tienen alguna condición de salud que no les permite realizar otro tipo de  ayuno.

En aquella ocasión yo, Daniel, pasé tres semanas como si estuviera de luto. En todo ese tiempo no comí nada especial, ni probé carne ni vino, ni usé ningún perfume.
(Daniel 10:2-3)

Este ayuno puede ser más extenso ya que se elimina solo cierto tipo de alimentos y desgasta menos el cuerpo. Hay personas que deciden dejar de comer carne, otras dejan de lado los postres, dulces o golosinas. Es bastante común beber solo agua en lugar de jugos o refrescos durante este ayuno.

Lee más sobre personajes bíblicos que ayunaron.

Otros tipos de ayuno 

La Biblia menciona otro tipo de ayuno que no tiene que ver con la comida. Se trata de dejar de lado por un tiempo cosas que no son alimentos. Por ejemplo, Daniel dejó de usar perfume cuando hizo el ayuno parcial de tres semanas (Daniel 10:2-3). 

En 1 Corintios 7:5 encontramos también el ejemplo de abstenerse de sexo en el matrimonio por un tiempo corto para dedicarse a la oración. Esto debe hacerse por mutuo acuerdo de la pareja.

Hoy día vemos personas que deciden abstenerse del uso de las redes sociales o de la televisión durante unos días ya que desean usar ese tiempo para profundizar más en su relación con Dios y enfocarse en buscar su voluntad. Este tipo de ayuno puede ir unido a un ayuno parcial.

Sea cual sea el ayuno que escojamos lo más importante es dedicar ese tiempo a buscar más de Dios. El énfasis debe estar en pasar tiempo con él, orando, adorándole y leyendo su palabra. Debe ser un tiempo en el que todo lo demás pase a segundo plano, nos deleitemos en escuchar a nuestro Padre y en recibir lo que él quiera darnos.

¿Te gustaría saber sobre este tema? Descubre lo que la Biblia dice sobre el ayuno.