20 versículos bíblicos muy conocidos


La Palabra de Dios es transformadora y está llena de poder. Veamos algunas de las frases bíblicas más conocidas y aprendamos a usarlas para acercarnos a nuestro Padre celestial en actitud de oración y con corazones llenos de gratitud.

1. Filipenses 4:13

Filipenses 4:13
Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.
(Filipenses 4:13)

Gracias te doy, Padre, porque en Cristo tengo la fortaleza necesaria para afrontar las dificultades de la vida.

2. Juan 3:16

Juan 3:16
Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna.
(Juan 3:16)

Señor, que yo nunca olvide cuán grande es tu amor por mí. Te agradezco por el inmenso sacrificio de Jesús en la cruz a través del cual puedo tener vida eterna.

3. Romanos 8:28

Romanos 8:28
Ahora bien, sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman, los que han sido llamados de acuerdo con su propósito.
(Romanos 8:28)

Gracias, Señor, por la confianza que puedo tener de que, si permites algo en mi vida, esa situación obrará para mi bien porque yo te amo con todo mi corazón.

Aprende más sobre lo que significa Romanos 8:28.

4. 1 Corintios 13:4-5

1 Corintios 13:4-5
El amor es paciente, es bondadoso. El amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso. No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor.
(1 Corintios 13:4-5)

Padre, este es el amor que viene de ti. Quiero llenarme más de tu presencia y de tu amor. ¡Quiero ser más como tú! Transforma mi corazón de tal manera que yo ame a mi prójimo de esta forma.

Mira esta colección de citas bíblicas que hablan sobre el amor.

5. Josué 1:9

Josué 1:9
Ya te lo he ordenado: ¡Sé fuerte y valiente! ¡No tengas miedo ni te desanimes! Porque el Señor tu Dios te acompañará dondequiera que vayas.
(Josué 1:9)

Señor, ayúdame a ser fuerte y valiente. Quita todo temor que esté impidiendo que yo te sienta. Ayúdame a experimentar tu presencia en todo momento y a recordar que de ti recibo todas las fuerzas necesarias para llevar a cabo lo que me has llamado a hacer.

Sé fuerte y valiente: la elección y el ministerio de Josué.

6. Números 6:24-26

Números 6:24-26
El Señor te bendiga y te guarde; el Señor te mire con agrado y te extienda su amor; el Señor te muestre su favor y te conceda la paz.
(Números 6:24-26)

Señor Dios, ayúdame a reconocer tu obra y las bendiciones que traes a mi vida. Quiero percatarme de tu mover a mi favor y sobre todas las cosas, quiero recibir tu paz y vivir confiando en ti.

7. Filipenses 4:6-7

Filipenses 4:6-7
No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús.
(Filipenses 4:6-7)

Padre, que ninguna situación me haga olvidar que puedo acudir a ti en oración y en gratitud. No permitas que me inquiete y pierda el sentir de tu presencia y de tu paz. Guarda mi mente y ayúdame a refugiarme en tus brazos de amor.

8. 2 Corintios 5:7

2 Corintios 5:7
Vivimos por fe, no por vista.
(2 Corintios 5:7)

Padre, aunque no te puedo ver con mis ojos físicos confío en que estás conmigo en todo momento. Gracias porque tú guías mis pasos cada día y me muestras el camino a seguir. Tu voluntad y tu presencia traen paz a mi vida y afirman mi andar. Ayúdame a ser obediente.

9. Hechos 16:31

Hechos 16:31
Cree en el Señor Jesús; así tú y tu familia serán salvos ...
(Hechos 16:31)

Gracias, Señor, por la salvación que me has concedido por medio de la fe en Jesucristo. Ayuda a mi familia a sentir tu presencia y a crecer en la fe. Quiero que, como yo, cada uno de ellos experimente tu amor, rinda su vida a ti y decida aceptarte como Salvador.

10. Isaías 41:10

Isaías 41:10
Así que no temas, porque yo estoy contigo; no te angusties, porque yo soy tu Dios.Te fortaleceré y te ayudaré; te sostendré con mi diestra victoriosa.
(Isaías 41:10)

Señor, ayúdame a no temer ni tener ansiedad. Quiero vivir con la seguridad de que estás conmigo y me das la ayuda necesaria para vencer los problemas y obstáculos que se presentan en mi vida. Gracias porque me sostienes y nunca me soltarás. Contigo tengo paz y victoria sobre las dificultades.

11. Salmo 23:1-2

Salmo 23:1-2
El Señor es mi pastor, nada me falta; en verdes pastos me hace descansar. Junto a tranquilas aguas me conduce.
(Salmo 23:1-2)

Gracias, Señor, porque tú eres el fiel pastor que me cuida, me provee y me ayuda. Gracias porque confiar en ti trae descanso y paz a mi alma.

¿Qué significa el Salmo 23, el salmo del buen Pastor?

12. Salmo 23:4

Salmo 23:4
Aun si voy por valles tenebrosos, no temo peligro alguno porque tú estás a mi lado; tu vara de pastor me reconforta.
(Salmo 23:4)

Padre, en los momentos más oscuros cuando parece que todo se acaba, ayúdame a recordar que tú estás conmigo y no tengo nada que temer. Que yo pueda sentir tu presencia y ver tu luz, que mi ser se llene de esperanza y de paz. Gracias por estar siempre a mi lado.

13. Juan 14:6

Juan 14:6
Yo soy el camino, la verdad y la vida —le contestó Jesús—. Nadie llega al Padre sino por mí.
(Juan 14:6)

Gracias, Señor, porque la verdadera vida viene de ti. En ti tengo propósito y dirección, tú me guías y me ayudas a vivir como a ti te agrada. Gracias porque mi verdad es que te pertenezco por la eternidad. Ayúdame a glorificarte hoy y siempre.

Jesús: el camino, la verdad y la vida.

14. Efesios 2:8-9

Efesios 2:8-9
Porque por gracia ustedes han sido salvados mediante la fe; esto no procede de ustedes, sino que es el regalo de Dios, no por obras, para que nadie se jacte.
(Efesios 2:8-9)

Te agradezco, Señor, por el increíble regalo de la salvación. En ti, y gracias a ti, tengo la esperanza de la vida eterna.

15. Jeremías 29:11

Jeremías 29:11
Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes —afirma el Señor—, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza.
(Jeremías 29:11)

Gracias, Señor, porque tienes planes buenos para mí y para todos los que te amamos. Ayúdame a escuchar tu voz y a ser obediente, a no desviarme jamás de tu plan. Quiero confiar siempre en tu inmenso amor.

16. Hebreos 11:1

Hebreos 11:1
Ahora bien, la fe es la garantía de lo que se espera, la certeza de lo que no se ve.
(Hebreos 11:1)

Padre amado, que mi fe esté siempre puesta en ti. Que mis ojos espirituales estén atentos a tu dirección sabiendo que, aunque mis ojos físicos no vean nada, tú sí obras en el ámbito espiritual y puedo seguirte con confianza absoluta.

Aprende más sobre la fe, su significado y su importancia.

17. Salmo 118:24

Salmo 118:24
Este es el día en que el Señor actuó; regocijémonos y alegrémonos en él.
(Salmo 118:24)

Gracias, Padre, porque tú actúas de forma maravillosa cada día. Te doy gracias en especial por el día en que llegaste a mi vida, el día en el que te recibí como Rey y Señor de mi corazón. Gracias a eso me regocijaré y me alegraré en ti por la eternidad.

Haz que tu día sea mejor con estos versículos.

18. 2 Timoteo 1:7

2 Timoteo 1:7
Pues Dios no nos ha dado un espíritu de timidez, sino de poder, de amor y de dominio propio.
(2 Timoteo 1:7)

Padre, ayúdame a ser valiente y a usar los dones que tú me has dado para extender tu amor y tu reino por doquier. Ayúdame a poner todo mi empeño en hacer las cosas que son importantes para ti.

19. Salmo 46:1-2

Salmo 46:1-2
Dios es nuestro amparo y nuestra fortaleza, nuestra ayuda segura en momentos de angustia. Por eso, no temeremos aunque se desmorone la tierra y las montañas se hundan en el fondo del mar.
(Salmo 46:1-2)

Padre amado, en tus brazos tengo toda la seguridad y protección que necesito. Ayúdame a recordar que cuando lleguen las terribles tormentas y azotes de la vida, tú estarás conmigo. Tú eres todopoderoso y puedo refugiarme en ti. Gracias porque tú no me darás la espalda en mis momentos de mayor necesidad.

20. Juan 10:10

Juan 10:10
El ladrón no viene más que a robar, matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y la tengan en abundancia.
(Juan 10:10)

Gracias, Señor amado, por la vida abundante que tengo en ti, una vida llena de la presencia del Espíritu Santo. Ayúdame a enfocarme en ti y en hacer tu voluntad, en ver las personas y las circunstancias como tú las ves.

Mira las 9 virtudes del fruto del Espíritu Santo que transformarán tu vida.