Versículos bíblicos sobre la humildad


La humildad es una cualidad esencial en el ser humano, básica para fomentar un ambiente de amor y entendimiento. La humildad nos ayuda a admitir nuestras limitaciones y a reconocer cuando nos equivocamos o necesitamos ayuda.

A los hijos de Dios la humildad nos ayuda a aceptar que necesitamos de él. La humildad nos permite ser guiados por Dios en la búsqueda de la armonía y del bienestar de los demás.

Lo que la Biblia dice sobre la humildad

Proverbios 15:33

El temor del Señor imparte sabiduría;
la humildad precede a la honra.
(Proverbios 15:33)

1 Pedro 5:6-7

Humíllense, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él los exalte a su debido tiempo. Depositen en él toda ansiedad, porque él cuida de ustedes.
(1 Pedro 5:6-7)

Efesios 4:1-2

Por eso yo, que estoy preso por la causa del Señor, les ruego que vivan de una manera digna del llamamiento que han recibido, siempre humildes y amables, pacientes, tolerantes unos con otros en amor.
(Efesios 4:1-2)

Mateo 5:5

Dichosos los humildes, porque recibirán la tierra como herencia.
(Mateo 5:5)

2 Crónicas 7:14

Si mi pueblo, que lleva mi nombre, se humilla y ora, y me busca y abandona su mala conducta, yo lo escucharé desde el cielo, perdonaré su pecado y restauraré su tierra.
(2 Crónicas 7:14)

Colosenses 3:12-13

Por lo tanto, como escogidos de Dios, santos y amados, revístanse de afecto entrañable y de bondad, humildad, amabilidad y paciencia, de modo que se toleren unos a otros y se perdonen si alguno tiene queja contra otro. Así como el Señor los perdonó, perdonen también ustedes.
(Colosenses 3:12-13)

Filipenses 2:3-4

No hagan nada por egoísmo o vanidad; más bien, con humildad consideren a los demás como superiores a ustedes mismos. Cada uno debe velar no solo por sus propios intereses, sino también por los intereses de los demás.
(Filipenses 2:3-4)

Filipenses 2: 5-8

La actitud de ustedes debe ser como la de Cristo Jesús, quien, siendo por naturaleza Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse. Por el contrario, se rebajó voluntariamente, tomando la naturaleza de siervo y haciéndose semejante a los seres humanos. Y, al manifestarse como hombre, se humilló a sí mismo y se hizo obediente hasta la muerte, ¡y muerte de cruz!
(Filipenses 2:5-8)

Santiago 4:6

Pero él nos da mayor ayuda con su gracia. Por eso dice la Escritura:
«Dios se opone a los orgullosos, pero da gracia a los humildes».
(Santiago 4:6)

Romanos 12:3

Por la gracia que se me ha dado, les digo a todos ustedes: Nadie tenga un concepto de sí más alto que el que debe tener, sino más bien piense de sí mismo con moderación, según la medida de fe que Dios le haya dado.
(Romanos 12:3)

Sofonías 2:3

Busquen al Señor, todos los humildes de la tierra,
los que han puesto en práctica sus normas.
Busquen la justicia, busquen la humildad;
tal vez encontrarán refugio
en el día de la ira del Señor.
(Sofonías 2:3)

Proverbios 22:4

Recompensa de la humildad y del temor del Señor
son las riquezas, la honra y la vida.
(Proverbios 22:4)

Proverbios 11:2

Con el orgullo viene el oprobio;
con la humildad, la sabiduría.
(Proverbios 11:2)

Salmo 25:9

Él dirige en la justicia a los humildes,
y les enseña su camino.
(Salmo 25:9)

Santiago 4:10

Humíllense delante del Señor, y él los exaltará.
(Santiago 4:10)

Mateo 18:3-4

Entonces dijo: Les aseguro que a menos que ustedes cambien y se vuelvan como niños, no entrarán en el reino de los cielos. Por tanto, el que se humilla como este niño será el más grande en el reino de los cielos.
(Mateo 18:3-4)

Romanos 12:16

Vivan en armonía los unos con los otros. No sean arrogantes, sino háganse solidarios con los humildes. No se crean los únicos que saben.
(Romanos 12:16)

Proverbios 29:23

El altivo será humillado,
pero el humilde será enaltecido.
(Proverbios 29:23)

Salmo 34:2

Mi alma se gloría en el Señor;
lo oirán los humildes y se alegrarán.
(Salmo 34:2)

1 Pedro 5:5

Así mismo, jóvenes, sométanse a los ancianos. Revístanse todos de humildad en su trato mutuo, porque «Dios se opone a los orgullosos, pero da gracia a los humildes».
(1 Pedro 5:5)

Lucas 14:11

Todo el que a sí mismo se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido.
(Lucas 14:11)

Mateo 11:29-30

Carguen con mi yugo y aprendan de mí, pues yo soy apacible y humilde de corazón, y encontrarán descanso para su alma. Porque mi yugo es suave y mi carga es liviana.
(Mateo 11:29-30)

Miqueas 6:8

¡Ya se te ha declarado lo que es bueno!
Ya se te ha dicho lo que de ti espera el Señor:
Practicar la justicia,
amar la misericordia,
y humillarte ante tu Dios.
(Miqueas 6:8)

Proverbios 18:12

Al fracaso lo precede la soberbia humana;
a los honores los precede la humildad.
(Proverbios 18:12)

Colosenses 2:18-19a

No dejen que les prive de esta realidad ninguno de esos que se ufanan en fingir humildad y adoración de ángeles. Los tales hacen alarde de lo que no han visto; y, envanecidos por su razonamiento humano, no se mantienen firmemente unidos a la Cabeza.
(Colosenses 2:18-19a)

Santiago 3:13

¿Quién es sabio y entendido entre ustedes? Que lo demuestre con su buena conducta, mediante obras hechas con la humildad que le da su sabiduría.
(Santiago 3:13)

Salmo 138:6

El Señor es excelso, pero toma en cuenta a los humildes y mira de lejos a los orgullosos.
(Salmo 138:6)

Proverbios 3:34

El Señor se burla de los burlones,
pero muestra su favor a los humildes.
(Proverbios 3:34)

Proverbios 16:19

Vale más humillarse con los oprimidos
que compartir el botín con los orgullosos.
(Proverbios 16:19)

Marcos 9:35

Entonces Jesús se sentó, llamó a los doce y les dijo: Si alguno quiere ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos.
(Marcos 9:35)

Isaías 57:15

Porque lo dice el excelso y sublime,
el que vive para siempre, cuyo nombre es santo:
«Yo habito en un lugar santo y sublime,
pero también con el contrito y humilde de espíritu,
para reanimar el espíritu de los humildes
y alentar el corazón de los quebrantados.»
(Isaías 57:15)

Proverbios 27:2

No te jactes de ti mismo;
que sean otros los que te alaben.
(Proverbios 27:2)

1 Pedro 3:8

En fin, vivan en armonía los unos con los otros; compartan penas y alegrías, practiquen el amor fraternal, sean compasivos y humildes.
(1 Pedro 3:8)

Isaías 66:2

Fue mi mano la que hizo todas estas cosas; fue así como llegaron a existir —afirma el Señor—.
Yo estimo a los pobres y contritos de espíritu,
a los que tiemblan ante mi palabra.
(Isaías 66:2)

Salmo 149:4

Porque el Señor se complace en su pueblo;
a los humildes concede el honor de la victoria.
(Salmo 149:4)

El significado bíblico de la humildad y sus características