43 versículos de paz


¡Paz! ¡Cuánto anhelamos vivir en paz! Sin embargo, la vida está llena de situaciones que nos causan malestar y un sentido de ansiedad. Es bueno recordar que cuando aceptamos a Jesús en nuestros corazones recibimos acceso a su paz inagotable. Andemos en la paz del Señor.

Juan 14:27

La paz les dejo; mi paz les doy. Yo no se la doy a ustedes como la da el mundo. No se angustien ni se acobarden. (Juan 14:27)

La paz les dejo; mi paz les doy. Yo no se la doy a ustedes como la da el mundo. No se angustien ni se acobarden.
(Juan 14:27)

Juan 16:33

Yo les he dicho estas cosas para que en mí hallen paz. En este mundo afrontarán aflicciones, pero ¡anímense! Yo he vencido al mundo.
(Juan 16:33)

2 Tesalonicenses 3:16

Que el Señor de paz les conceda su paz siempre y en todas las circunstancias. El Señor sea con todos ustedes.
(2 Tesalonicenses 3:16)

Filipenses 4:6-7

No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús.
(Filipenses 4:6-7)

Mateo 5:9

Dichosos los que trabajan por la paz, porque serán llamados hijos de Dios.
(Mateo 5:9)

2 Corintios 13:11

En fin, hermanos, alégrense, busquen su restauración, hagan caso de mi exhortación, sean de un mismo sentir, vivan en paz. Y el Dios de amor y de paz estará con ustedes.
(2 Corintios 13:11)

Números 6:24-26

El Señor te bendiga y te guarde; el Señor te mire con agrado y te extienda su amor; el Señor te muestre su favor y te conceda la paz.
(Números 6:24-26)

Salmo 29:11

El Señor fortalece a su pueblo; el Señor bendice a su pueblo con la paz.
(Salmo 29:11)

Isaías 26:3

Al de carácter firme lo guardarás en perfecta paz, porque en ti confía.
(Isaías 26:3)

Salmo 4:8

En paz me acuesto y me duermo, porque solo tú, Señor, me haces vivir confiado.
(Salmo 4:8)

Filipenses 4:9

Pongan en práctica lo que de mí han aprendido, recibido y oído, y lo que han visto en mí, y el Dios de paz estará con ustedes.
(Filipenses 4:9)

Juan 20:19

Al atardecer de aquel primer día de la semana, estando reunidos los discípulos a puerta cerrada por temor a los judíos, entró Jesús y, poniéndose en medio de ellos, los saludó.
—¡La paz sea con ustedes!
(Juan 20:19)

Romanos 8:6

La mentalidad pecaminosa es muerte, mientras que la mentalidad que proviene del Espíritu es vida y paz.
(Romanos 8:6)

Colosenses 3:15

Que gobierne en sus corazones la paz de Cristo, a la cual fueron llamados en un solo cuerpo. Y sean agradecidos.
(Colosenses 3:15)

Romanos 14:17-19

Porque el reino de Dios no es cuestión de comidas o bebidas, sino de justicia, paz y alegría en el Espíritu Santo. El que de esta manera sirve a Cristo agrada a Dios y es aprobado por sus semejantes. Por lo tanto, esforcémonos por promover todo lo que conduzca a la paz y a la mutua edificación.
(Romanos 14:17-19)

Gálatas 5:22-23

En cambio, el fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, humildad y dominio propio. No hay ley que condene estas cosas.
(Gálatas 5:22-23)

Las 9 virtudes del fruto del Espíritu que transformarán tu vida

Romanos 5:1

En consecuencia, ya que hemos sido justificados mediante la fe, tenemos paz con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo. (Romanos 5:1)

En consecuencia, ya que hemos sido justificados mediante la fe, tenemos paz con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo.
(Romanos 5:1)

Salmo 119:165

Mucha paz tienen los que aman tu ley, y no hay para ellos tropiezo.
(Salmo 119:165, Reina Valera Actualizada 2015)

Romanos 12:18

Si es posible, y en cuanto dependa de ustedes, vivan en paz con todos.
(Romanos 12:18)

Efesios 6:14-15

Manténganse firmes, ceñidos con el cinturón de la verdad, protegidos por la coraza de justicia, y calzados con la disposición de proclamar el evangelio de la paz.
(Efesios 6:14-15)

Hebreos 12:14

Busquen la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor.
(Hebreos 12:14)

1 Pedro 3:10-11

En efecto, el que quiera amar la vida y gozar de días felices, que refrene su lengua de hablar el mal y sus labios de proferir engaños; que se aparte del mal y haga el bien; que busque la paz y la siga.
(1 Pedro 3:10-11)

Proverbios 3:13-17

Dichoso el que halla sabiduría, el que adquiere inteligencia. Porque ella es de más provecho que la plata y rinde más ganancias que el oro. Es más valiosa que las piedras preciosas: ¡ni lo más deseable se le puede comparar! Con la mano derecha ofrece larga vida; con la izquierda, honor y riquezas. Sus caminos son placenteros y en sus senderos hay paz.
(Proverbios 3:13-17)

Isaías 53:5

Él fue traspasado por nuestras rebeliones, y molido por nuestras iniquidades; sobre él recayó el castigo, precio de nuestra paz, y gracias a sus heridas fuimos sanados.
(Isaías 53:5)

Isaías 52:7

¡Qué hermosos son, sobre los montes, los pies del que trae buenas nuevas; del que proclama la paz, del que anuncia buenas noticias, del que proclama la salvación, del que dice a Sión: «Tu Dios reina»!
(Isaías 52:7)

Marcos 9:50

La sal es buena, pero, si deja de ser salada, ¿cómo le pueden volver a dar sabor? Que no falte la sal entre ustedes, para que puedan vivir en paz unos con otros.
(Marcos 9:50)

Isaías 9:6

Porque nos ha nacido un niño, se nos ha concedido un hijo; la soberanía reposará sobre sus hombros, y se le darán estos nombres: Consejero admirable, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de paz.
(Isaías 9:6)

Lucas 1:77-79

Darás a conocer a su pueblo la salvación mediante el perdón de sus pecados, gracias a la entrañable misericordia de nuestro Dios. Así nos visitará desde el cielo el sol naciente, para dar luz a los que viven en tinieblas, en la más terrible oscuridad, para guiar nuestros pasos por la senda de la paz.
(Lucas 1:77-79)

Judas 1:2

Que reciban misericordia, paz y amor en abundancia.
(Judas 1:2)

Romanos 15:13

Que el Dios de la esperanza los llene de toda alegría y paz a ustedes que creen en él, para que rebosen de esperanza por el poder del Espíritu Santo.
(Romanos 15:13)

1 Tesalonicenses 5:23

Que Dios mismo, el Dios de paz, los santifique por completo, y conserve todo su ser —espíritu, alma y cuerpo— irreprochable para la venida de nuestro Señor Jesucristo.
(1 Tesalonicenses 5:23)

Efesios 4:3

Esfuércense por mantener la unidad del Espíritu mediante el vínculo de la paz.
(Efesios 4:3)

Santiago 3:17-18

En cambio, la sabiduría que desciende del cielo es ante todo pura, y además pacífica, bondadosa, dócil, llena de compasión y de buenos frutos, imparcial y sincera. En fin, el fruto de la justicia se siembra en paz para los que hacen la paz.
(Santiago 3:17-18)

Isaías 48:18

Si hubieras prestado atención a mis mandamientos, tu paz habría sido como un río; tu justicia, como las olas del mar. (Isaías 48:18)

Si hubieras prestado atención a mis mandamientos, tu paz habría sido como un río; tu justicia, como las olas del mar.
(Isaías 48:18)

Salmo 34:12-14

El que quiera amar la vida y gozar de días felices, que refrene su lengua de hablar el mal y sus labios de proferir engaños; que se aparte del mal y haga el bien; que busque la paz y la siga.
(Salmo 34:12-14)

Proverbios 12:20

En los que fraguan el mal habita el engaño, pero hay gozo para los que promueven la paz.
(Proverbios 12:20)

Deuteronomio 20:10

Cuando te acerques a una ciudad para atacarla, hazle primero una oferta de paz.
(Deuteronomio 20:10)

2 Crónicas 14:6

Asá construyó en Judá ciudades fortificadas, pues durante esos años el Señor le dio descanso, y el país disfrutó de paz y no estuvo en guerra con nadie.
(2 Crónicas 14:6)

Proverbios 16:7

Cuando el Señor aprueba la conducta de un hombre, hasta con sus enemigos lo reconcilia.
(Proverbios 16:7)

Ezequiel 34:25

Estableceré con ellas un pacto de paz: haré desaparecer del país a las bestias feroces, para que mis ovejas puedan habitar seguras en el desierto y dormir tranquilas en los bosques.
(Ezequiel 34:25)

1 Corintios 14:32-33a

El don de profecía está bajo el control de los profetas, porque Dios no es un Dios de desorden, sino de paz.
(1 Corintios 14:32-33a)

Isaías 54:10

Aunque cambien de lugar las montañas y se tambaleen las colinas, no cambiará mi fiel amor por ti ni vacilará mi pacto de paz, —dice el Señor, que de ti se compadece—.
(Isaías 54:10)

Hebreos 12:11

Ciertamente, ninguna disciplina, en el momento de recibirla, parece agradable, sino más bien penosa; sin embargo, después produce una cosecha de justicia y paz para quienes han sido entrenados por ella.
(Hebreos 12:11)

Otras listas de versículos que pueden ser de interés: