4 versículos sobre la importancia del arrepentimiento


El arrepentimiento es la clave para un cambio real de vida. Cuando nos arrepentimos reconocemos nuestros pecados y los rechazamos. Escogemos cambiar, vivir de forma diferente, y abrimos la puerta para recibir el perdón de Dios.

Con la ayuda de Dios el arrepentimiento es el comienzo de una vida nueva y maravillosa. Veamos cuatro versículos que pueden ayudarnos a entender cuán importante es arrepentirnos de nuestros pecados y recibir a Jesús como Señor y Salvador.

1. El arrepentimiento trae vida

Yo no quiero la muerte de nadie. ¡Conviértanse, y vivirán! Lo afirma el Señor omnipotente. (Ezequiel 18:32)

El pecado lleva a la muerte pero el arrepentimiento lleva a la vida. Cuando nos arrepentimos y creemos en Jesús como nuestro Salvador recibimos el perdón y la vida eterna. ¡El arrepentimiento nos libra de la muerte!

2. Es la cura para el pecado

No son los sanos los que necesitan médico, sino los enfermos —les contestó Jesús—. No he venido a llamar a justos, sino a pecadores para que se arrepientan. (Lucas 5:31-32)

El pecado es como una enfermedad que nos infecta y nos destruye. Pero el arrepentimiento es el primer paso para la sanidad. Jesús es el médico que salva la vida de todo aquel que se arrepiente.

3. El perdón y el Espíritu Santo

Arrepiéntase y bautícese cada uno de ustedes en el nombre de Jesucristo para perdón de sus pecados —les contestó Pedro—, y recibirán el don del Espíritu Santo. (Hechos 2:38)

Dios perdona a todo el que se arrepiente y le da una bendición especial: el Espíritu Santo. Cuando nos arrepentimos somos salvos y recibimos al Espíritu Santo dentro de nuestros corazones. Él nos guía y nos enseña a vivir para Dios.

4. El Reino se acerca

Decía: «Arrepiéntanse, porque el reino de los cielos está cerca». (Mateo 3:2)

El Reino de los cielos está cada vez más cerca. Y solo aquel que es salvo puede entrar en él. El arrepentimiento nos abre la puerta a la eternidad para que podamos disfrutar de toda la bondad y la justicia de Dios.

Si todavía no te has arrepentido de tus pecados, no lo dejes para mañana.

Versículos bíblicos sobre el arrepentimiento