Versículos sobre la obediencia


La palabra que usa la Biblia para obedecer es una muy relacionada con oír o escuchar. El que obedece escucha el mandato de otro y actúa conforme a lo que se le ha mandado.

En la Biblia encontramos versículos sobre la obediencia en general y también versículos que hablan sobre la importancia de obedecer a Dios, a los padres y a las autoridades. Veamos algunos de ellos.

Deuteronomio 7:9

Reconoce, por tanto, que el Señor tu Dios es el Dios verdadero, el Dios fiel, que cumple su pacto generación tras generación, y muestra su fiel amor a quienes lo aman y obedecen sus mandamientos.
(Deuteronomio 7:9)

Deuteronomio 7:12

Si prestas atención a estas normas, y las cumples y las obedeces, entonces el Señor tu Dios cumplirá el pacto que bajo juramento hizo con tus antepasados, y te mostrará su amor fiel.
(Deuteronomio 7:12)

Juan 14:15

Si ustedes me aman, obedecerán mis mandamientos.
(Juan 14:15)

Juan 14:23

Le contestó Jesús: El que me ama, obedecerá mi palabra, y mi Padre lo amará, y haremos nuestra morada en él.
(Juan 14:23)

Éxodo 19:5

Si ahora ustedes me son del todo obedientes, y cumplen mi pacto,
serán mi propiedad exclusiva entre todas las naciones.
Aunque toda la tierra me pertenece,
(Éxodo 19:5)

1 Samuel 15:22

¿Qué le agrada más al Señor: que se le ofrezcan holocaustos y sacrificios, o que se obedezca lo que él dice?
El obedecer vale más que el sacrificio, y el prestar atención, más que la grasa de carneros.
(1 Samuel 15:22)

Hechos 5:29

¡Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres! —respondieron Pedro y los demás apóstoles—.
(Hechos 5:29)

Josué 1:8

Recita siempre el libro de la ley y medita en él de día y de noche; cumple con cuidado todo lo que en él está escrito. Así prosperarás y tendrás éxito.
(Josué 1:8)

Proverbios 6:20-23

Hijo mío, obedece el mandamiento de tu padre y no abandones la enseñanza de tu madre.
Grábatelos en el corazón; cuélgatelos al cuello.
Cuando camines, te servirán de guía;
cuando duermas, vigilarán tu sueño;
cuando despiertes, hablarán contigo.
El mandamiento es una lámpara,
la enseñanza es una luz
y la disciplina es el camino a la vida.
(Proverbios 6:20-23)

Éxodo 20:12

Honra a tu padre y a tu madre, para que disfrutes de una larga vida en la tierra que te da el Señor tu Dios.
(Éxodo 20:12)

1 Reyes 2:3

Cumple los mandatos del Señor tu Dios; sigue sus sendas y obedece sus decretos, mandamientos, leyes y preceptos, los cuales están escritos en la ley de Moisés. Así prosperarás en todo lo que hagas y por dondequiera que vayas.

(1 Reyes 2:3)

Mateo 7:21

No todo el que me dice: “Señor, Señor”, entrará en el reino de los cielos, sino solo el que hace la voluntad de mi Padre que está en el cielo.
(Mateo 7:21)

1 Pedro 1:14

Como hijos obedientes, no se amolden a los malos deseos que tenían antes, cuando vivían en la ignorancia.
(1 Pedro 1:14)

Deuteronomio 5:33

Sigan por el camino que el Señor su Dios les ha trazado, para que vivan, prosperen y disfruten de larga vida en la tierra que van a poseer.
(Deuteronomio 5:33)

1 Juan 2:17

El mundo se acaba con sus malos deseos, pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.
(1 Juan 2:17)

1 Juan 5:3

En esto consiste el amor a Dios: en que obedezcamos sus mandamientos. Y estos no son difíciles de cumplir.
(1 Juan 5:3)

Santiago 1:22-25

No se contenten solo con escuchar la palabra, pues así se engañan ustedes mismos. Llévenla a la práctica. El que escucha la palabra, pero no la pone en práctica es como el que se mira el rostro en un espejo y, después de mirarse, se va y se olvida en seguida de cómo es. Pero quien se fija atentamente en la ley perfecta que da libertad, y persevera en ella, no olvidando lo que ha oído, sino haciéndolo, recibirá bendición al practicarla.
(Santiago 1:22-25)

Deuteronomio 11:1

Amen al Señor su Dios y cumplan siempre sus ordenanzas, preceptos, normas y mandamientos.
(Deuteronomio 11:1)

Romanos 6:16

¿Acaso no saben ustedes que, cuando se entregan a alguien para obedecerlo, son esclavos de aquel a quien obedecen? Claro que lo son, ya sea del pecado que lleva a la muerte, o de la obediencia que lleva a la justicia.
(Romanos 6:16)

Colosenses 3:20

Hijos, obedezcan a sus padres en todo, porque esto agrada al Señor.
(Colosenses 3:20)

Deuteronomio 26:16

Hoy el Señor tu Dios te manda obedecer estos preceptos y normas. Pon todo lo que esté de tu parte para practicarlos con todo tu corazón y con toda tu alma.
(Deuteronomio 26:16)

Proverbios 13:1

El hijo sabio atiende a la corrección de su padre,
pero el insolente no hace caso a la reprensión.
(Proverbios 13:1)

Isaías 1:19

¿Están ustedes dispuestos a obedecer?
¡Comerán lo mejor de la tierra!
(Isaías 1:19)

1 Juan 3:21-22

Queridos hermanos, si el corazón no nos condena, tenemos confianza delante de Dios, y recibimos todo lo que le pedimos porque obedecemos sus mandamientos y hacemos lo que le agrada.
(1 Juan 3:21-22)

1 Juan 3:24

El que obedece sus mandamientos permanece en Dios, y Dios en él. ¿Cómo sabemos que él permanece en nosotros? Por el Espíritu que nos dio.
(1 Juan 3:24)

2 Corintios 10:5

Destruimos argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevamos cautivo todo pensamiento para que se someta a Cristo.
(2 Corintios 10:5)

Lucas 6:46

¿Por qué me llaman ustedes “Señor, Señor”, y no hacen lo que les digo?
(Lucas 6:46)

Romanos 5:19

Porque así como por la desobediencia de uno solo muchos fueron constituidos pecadores, también por la obediencia de uno solo muchos serán constituidos justos.
(Romanos 5:19)

Romanos 1:5

Por medio de él, y en honor a su nombre, recibimos el don apostólico para persuadir a todas las naciones que obedezcan a la fe.
(Romanos 1:5)

Proverbios 4:1-6

Escuchen, hijos, la corrección de un padre;
dispónganse a adquirir inteligencia.
Yo les brindo buenas enseñanzas,
así que no abandonen mi instrucción.
Cuando yo era pequeño y vivía con mi padre,
cuando era el niño consentido de mi madre,
mi padre me instruyó de esta manera:
«Aférrate de corazón a mis palabras;
obedece mis mandamientos, y vivirás.
Adquiere sabiduría, adquiere inteligencia;
no olvides mis palabras ni te apartes de ellas.
No abandones nunca a la sabiduría,
y ella te protegerá;
ámala, y ella te cuidará.
(Proverbios 4:1-6)

Job 36:11

Si ellos le obedecen y le sirven, pasan el resto de su vida en prosperidad, pasan felices los años que les quedan.
(Job 36:11)

Salmo 119:30

He optado por el camino de la fidelidad, he escogido tus juicios.
(Salmo 119:30)

Salmo 119:60

Me doy prisa, no tardo nada para cumplir tus mandamientos.
(Salmo 119:60)

Romanos 13:1

Todos deben someterse a las autoridades públicas, pues no hay autoridad que Dios no haya dispuesto, así que las que existen fueron establecidas por él.
(Romanos 13:1)

Jeremías 7:23

Lo que sí les ordené fue lo siguiente: ‘Obedézcanme. Así yo seré su Dios, y ustedes serán mi pueblo. Condúzcanse conforme a todo lo que yo les ordene, a fin de que les vaya bien’.
(Jeremías 7:23)

Hechos 5:32

Nosotros somos testigos de estos acontecimientos, y también lo es el Espíritu Santo que Dios ha dado a quienes le obedecen.
(Hechos 5:32)

Hebreos 13:17

Obedezcan a sus dirigentes y sométanse a ellos, pues cuidan de ustedes como quienes tienen que rendir cuentas. Obedézcanlos a fin de que ellos cumplan su tarea con alegría y sin quejarse, pues el quejarse no les trae ningún provecho.
(Hebreos 13:17)

Hebreos 5:7-10

En los días de su vida mortal, Jesús ofreció oraciones y súplicas con fuerte clamor y lágrimas al que podía salvarlo de la muerte, y fue escuchado por su reverente sumisión. Aunque era Hijo, mediante el sufrimiento aprendió a obedecer; y, consumada su perfección, llegó a ser autor de salvación eterna para todos los que le obedecen, y Dios lo nombró sumo sacerdote según el orden de Melquisedec.
(Hebreos 5:7-10)

Mateo 7:24

Por tanto, todo el que me oye estas palabras y las pone en práctica es como un hombre prudente que construyó su casa sobre la roca.
(Mateo 7:24)

Salmo 143:10

Enséñame a hacer tu voluntad, porque tú eres mi Dios.
Que tu buen Espíritu me guíe por un terreno sin obstáculos.
(Salmo 143:10)

Juan 15:10

Si obedecen mis mandamientos, permanecerán en mi amor, así como yo he obedecido los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor.
(Juan 15:10)

Juan 15:14

Ustedes son mis amigos si hacen lo que yo les mando.
(Juan 15:14)

1 Pedro 1:22

Ahora que se han purificado obedeciendo a la verdad y tienen un amor sincero por sus hermanos, ámense de todo corazón los unos a los otros.
(1 Pedro 1:22)

Mateo 12:50

Pues mi hermano, mi hermana y mi madre son los que hacen la voluntad de mi Padre que está en el cielo.
(Mateo 12:50)

Éxodo 23:20-23

Date cuenta, Israel, que yo envío mi ángel delante de ti, para que te proteja en el camino y te lleve al lugar que te he preparado. Préstale atención y obedécelo. No te rebeles contra él, porque va en representación mía y no perdonará tu rebelión. Si lo obedeces y cumples con todas mis instrucciones, seré enemigo de tus enemigos y me opondré a quienes se te opongan. Mi ángel te guiará y te introducirá en la tierra de estos pueblos que voy a exterminar: tierra de amorreos, hititas, ferezeos, cananeos, heveos y jebuseos.
(Éxodo 23:20-23)

2 Juan 1:6

En esto consiste el amor: en que pongamos en práctica sus mandamientos. Y este es el mandamiento: que vivan en este amor, tal como ustedes lo han escuchado desde el principio.
(2 Juan 1:6)

Proverbios 4:20-21

Hijo mío, atiende a mis consejos;
escucha atentamente lo que digo.
No pierdas de vista mis palabras;
guárdalas muy dentro de tu corazón.
(Proverbios 4:20-21)

Salmo 143:10

Enséñame a hacer tu voluntad,
porque tú eres mi Dios.
Que tu buen Espíritu me guíe
por un terreno sin obstáculos.
(Salmo 143:10)

Hechos 4:18-20

Los llamaron y les ordenaron terminantemente que dejaran de hablar y enseñar acerca del nombre de Jesús. Pero Pedro y Juan replicaron: ¿Es justo delante de Dios obedecerlos a ustedes en vez de obedecerlo a él? ¡Júzguenlo ustedes mismos! Nosotros no podemos dejar de hablar de lo que hemos visto y oído.
(Hechos 4:18-20)

2 Tesalonicenses 1:6-8

Dios, que es justo, pagará con sufrimiento a quienes los hacen sufrir a ustedes. Y a ustedes que sufren, les dará descanso, lo mismo que a nosotros. Esto sucederá cuando el Señor Jesús se manifieste desde el cielo entre llamas de fuego, con sus poderosos ángeles, para castigar a los que no reconocen a Dios ni obedecen el evangelio de nuestro Señor Jesús.
(2 Tesalonicenses 1:6-8)

Tito 3:1-2

Recuérdales a todos que deben mostrarse obedientes y sumisos ante los gobernantes y las autoridades. Siempre deben estar dispuestos a hacer lo bueno: a no hablar mal de nadie, sino a buscar la paz y ser respetuosos, demostrando plena humildad en su trato con todo el mundo.
(Tito 3:1-2)

Efesios 6:1-3

Hijos, obedezcan en el Señor a sus padres, porque esto es justo. «Honra a tu padre y a tu madre —que es el primer mandamiento con promesa— para que te vaya bien y disfrutes de una larga vida en la tierra».
(Efesios 6:1-3)

Salmo 111:10

El principio de la sabiduría es el temor del Señor;
buen juicio demuestran quienes cumplen sus preceptos.
¡Su alabanza permanece para siempre!
(Salmo 111:10)

Josué 22:5

Y esfuércense por cumplir fielmente el mandamiento y la ley que les ordenó Moisés, siervo del Señor: amen al Señor su Dios, condúzcanse de acuerdo con su voluntad, obedezcan sus mandamientos, manténganse unidos firmemente a él y sírvanle de todo corazón y con todo su ser.
(Josué 22:5)

Proverbios 19:16

El que cumple el mandamiento cumple consigo mismo;
el que descuida su conducta morirá.
(Proverbios 19:16)

41 versículos sobre la obediencia a Dios

15 versículos con bendiciones de Dios para los que le obedecen